fbpx

El síndrome del cuidador quemado o burnout

El síndrome del cuidador quemado o burnout, es un estado de agotamiento físico, emocional y mental. Puede ir acompañado de un cambio de actitud, de positivo y afectuoso a negativo y despreocupado. El agotamiento puede ocurrir cuando no recibe la ayuda que necesita, o si intenta hacer más de lo que puede, ya sea física o financieramente.
Las personas con el síndrome del cuidador quemado pueden tener fatiga, estrés, ansiedad y depresión. Muchos cuidadores también se sienten culpables si dedican tiempo a sí mismos en lugar de a sus seres queridos enfermos o ancianos.

¿Qué es el síndrome del cuidador quemado o burnout?

Los cuidadores caminan por una línea muy delicada. Son algunas de las personas más fuertes y desinteresadas que existen, que hacen casi cualquier cosa por el cuidado de las personas mayores, pero muchas están exhaustas, estresadas y abrumadas tratando de equilibrar el proceso gratificante.

El estrés del cuidador, también conocido como síndrome del cuidador quemado o agotamiento del cuidador, es el subproducto de las innumerables responsabilidades, demandas físicas, tiempo tenso y circunstancias de montaña rusa que vienen. Y, dado que muchos cuidadores de ancianos constantemente ponen a los demás antes que a sí mismos, si no se aborda, este estrés solo se multiplicará.

Es como la ilustración del oxígeno del avión: antes de ayudar a otros a ensamblar sus máscaras, primero debe asegurarse de tener la suya propia. En este sentido, antes de que un cuidador pueda aspirar a ofrecer los mejores cuidados a la persona mayor en silla de ruedas o al anciano con discapacidad, primero debe cuidarse a sí mismo.

Cualquier desequilibrio y la calidad de la atención a las personas mayores pueden disminuir mientras su estrés y fatiga personal comienzan a aumentar.

Cuidadora de ancianos desbordada por las circunstancias. Cuidar y atender las necesidades de una persona mayor con Alzheimer supone un desafío.

Causas del síndrome del cuidador quemado

Los cuidadores a menudo están tan ocupados cuidando a los demás que tienden a descuidarse a sí mismos. Otras cosas que pueden llevar a cabo al agotamiento del cuidador incluyen:

  • Confusión de roles: puede sentirse confundido para ser un cuidador. Puede ser difícil separar este papel del cónyuge, hijo o amigo.
  • Expectativas poco realistas: puede esperar que su atención tenga un efecto positivo en la salud y la felicidad de la persona que cuida. Esto puede ser poco realista para los pacientes que tienen una enfermedad progresiva como el Parkinson o el Alzheimer.
  • Falta de control: puede ser frustrante lidiar con la falta de dinero, recursos y habilidades para administrar bien la atención de su ser querido.
  • Demandas irrazonables: puede asumir demasiado, en parte porque considera que brindar atención en la tercera edad es solo su trabajo.
  • Otros factores: es posible que no reconozca cuando esté agotado y llegue al punto en que no pueda funcionar bien. Incluso puede enfermarse usted mismo.

Síntomas del síndrome del cuidador quemado

Los síntomas del agotamiento del cuidador son muy parecidos a los síntomas del estrés y la depresión. Podemos percibirlos tanto físico como emocional, incluso agotamiento mental.

Síntomas físicos

Muchas personas no se dan cuenta de lo que se necesita para ser un cuidador. A menos que hayan estado en una situación similar, es difícil comprender la tensión física de todos los levantamientos y tirones. El transporte se ha simplificado con la ayuda de las grúas para personas con movilidad reducida, pero todavía existen las transiciones rutinarias de la cama al baño, a la cena y luego a la cama. Cuidar es un trabajo duro.

Si experimenta alguno de los siguientes síntomas, es posible que padezca el síndrome del cuidador quemado:

  • Disminución de la energía general.
  • Disminución de la inmunidad.
  • Patrones de sueño inconsistentes.
  • Dolor crónico de espalda y/o articulaciones.
  •  Aumento de peso.

Síntomas emocionales

Además de la incertidumbre de las circunstancias médicas y la montaña rusa que puede estar experimentando el adulto mayor. no es raro que un cuidador se sienta solo o asuma que nadie comprenda su situación. Las actividades y los pasatiempos que alguna vez le brindaron alegría pueden quedar relegados a sus responsabilidades y la defensa constante del anciano podría no dejar mucho espacio para sus propias actividades.

Puede experimentar:

  • Irritabilidad y frustración.
  • Dificultad para relajarse.
  • Impaciencia.
  • Sentimientos de desesperanza e impotencia.
  • Insatisfacción.

Agotamiento mental

Programación, logística, medicamentos y comidas: los cuidadores de ancianos son los guardianes, choferes, defensores, cocineros y todo lo demás. No es de extrañar que las cosas empiecen a volverse mentalmente agotadas.

El agotamiento mental puede manifestarse a través de:

Independientemente de los síntomas, las consecuencias del síndrome del cuidador quemado pueden ser graves.

Es necesario no olvidarse nunca de uno mismo y mantenerse motivado. Cuidar a quien te cuida.

¿Cómo evitar el síndrome del cuidador quemado?

Una vez que haya reconocido los signos del síndrome del cuidador quemado, el siguiente paso es controlarlo. Tener esta afección no es inusual: la clave es hacer de su propia salud una prioridad para que pueda continuar brindando atención al adulto mayor. Si tiene problemas con el síndrome del cuidador quemado, una de las primeras cosas que puede y debe hacer es tomar un descanso. Si bien puede creer que puede manejarlo todo solo, la realidad es que nadie puede hacerlo.

Su agencia de cuidadoras podría mandar a otra persona para que le haga el cuidado de relevo a domicilio. Use ese tiempo para cuidarse. Haga algo que disfrute, o simplemente descanse y recargue energías.

Empresas como MimoCare presta una serie de servicios disponibles para personas con discapacidades y enfermedades, como cuidadoras por horas, cuidadoras 24 horas, tareas domésticas  y atención diurna para personas mayores y ancianos. Aproveche ese descanso.

Luego, enfóquese en cuidarse a si mismo. Si no goza de buena salud, no podrá ofrecer cuidados de calidad a personas mayores. Asegúrese de comer bien, dormir lo suficiente y beber mucha agua. Tómese el tiempo para hacer ejercicio todos los días, incluso si eso solo significa salir durante 15 minutos para dar un paseo rápido por el vecindario.

El cuidado personal también significa dedicar tiempo a su salud emocional. Si no ve a un terapeuta, busque otras formas de liberar sus sentimientos sobre su papel como cuidador. Esto puede ser a través de un grupos de apoyo para cuidadores o hablando con un familiar o amigo.

El síndrome del cuidador quemado no tiene por qué ser su realidad. Si bien puede tener un impacto negativo en su vida y bienestar, hay formas de recuperarse y de ser un cuidador de ancianos más feliz y saludable. Si se dedica tiempo a sí mismo y se concentra en sus propias necesidades, puede evitar los peligros del síndrome de estrés del cuidador.

MimoCare mejores empresas de cuidado de ancianos a domicilio

En MimoCare estamos comprometidos por el cuidado de calidad a nuestros adultos mayores. Está considerada  de las mejores agencias de cuidadores ancianos. 

Por ello contamos con un gran equipo de profesionales del régimen de empleadas de hogar que brindan un excelente cuidado de ancianos en casa

Entre las principales labores de nuestras cuidadores están:

  • Evaluar las necesidades médicas.
  • Elaborar un plan de cuidados.
  • Ayudar con las necesidades básicas.
  • Compañía proporcional.
  • Ayuda con la limpieza.
  • Control de medicación.
  • Preparación de comidas.

Muchas cuidadoras acaban agotadas debido a la gran carga de trabajo que suponer cuidar a ancianos. Empiezan a padecer alteraciones físicas, emocionales y sociales.

Esperamos que este artículo le haya brindado información útil sobre el síndrome del cuidador quemado o burnout. Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

Álvaro Morales

Álvaro Morales

Graduado en Trabajo Social y Redactor Jefe de MimoCare.
Encargado de tratar temas de ayuda y cuidados a domicilio a mayores.

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
LlámanosLlámanos
Ir arriba