fbpx

La enfermedad de Párkinson en las personas mayores

La enfermedad de Parkinson en las personas mayores se va manifestando como un trastorno neurológico progresivo. Los primeros síntomas de Parkinson en ancianos son problemas con el movimiento.

Los movimientos musculares corporales suaves y coordinados son posibles gracias a la dopamina, una sustancia en el cerebro. La dopamina se produce en una parte del cerebro llamada “sustancia negra”. En el Parkinson en las personas mayores, las células de la sustancia negra empiezan a morir. Cuando esto sucede, los niveles de dopamina se reducen. Cuando han disminuido entre un 60 y un 80 por ciento, comienzan a aparecer los primeros síntomas del Parkinson en las personas mayores.

¿Qué es el Parkinson?

La enfermedad de Parkinson en el adulto mayor es un trastorno progresivo causado por la degeneración de las células nerviosas en la parte del cerebro llamada sustancia negra, que controla el movimiento. Estas células nerviosas mueren o se deterioran, pierden la capacidad de producir una sustancia química importante llamada dopamina. Los estudios han demostrado que los síntomas de la enfermedad de Parkinson se desarrollan en personas con una pérdida del 80 por ciento o más de las células productoras de dopamina en la sustancia negra.

Normalmente, la dopamina opera en un delicado equilibrio con neurotransmisores para ayudar a coordinar los millones de células nerviosas y musculares involucradas en el movimiento. Sin suficiente dopamina, este equilibrio se altera, lo que provoca temblores, rigidez, lentitud en el movimiento y problemas de equilibrio y coordinación, síntomas característicos del Parkinson en las personas mayores.

Las causas de Parkinson en adultos mayores siguen siendo muy poco conocida. Sin embargo, las teorías que involucran el daño oxidativo, las toxinas ambientales, los factores genéticos y el envejecimiento acelerado se han discutido como posibles causas de la enfermedad.

Adulto mayor en silla de ruedas en las primeras fases de la enfermedad de Parkinson.

Síntomas de la enfermedad de Parkinson

Algunos de los primeros síntomas del Parkinson en personas mayores de 50 años pueden comenzar varios años antes de que se desarrollen los problemas motores. Estos primeros síntomas incluyen:

  • Disminución de la capacidad para oler.
  • Estreñimiento.
  • Dificultad para leer.
  • Cambios de voz.
  • Postura encorvada.

Los cuatro principales problemas motores vistos son:

Los síntomas secundarios incluyen:

  • Una tendencia a quedarse atascado al caminar.
  • Voz apagada y de bajo volumen.
  • Disminución del parpadeo y la deglución.
  • Tendencia a caer hacia atrás.
  • Marcha parkinsoniana.

Otros síntomas asociados pueden incluir:

  • Disfagia.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Alucinaciones visuales.
  • Psicosis.
  • Problemas con la atención y la memoria.

Los primeros signos de la enfermedad de Párkinson en las personas mayores pueden pasar desapercibidos. Su cuerpo puede tratar de alertarlo sobre el trastorno del movimiento muchos años antes de que comiencen las dificultades de movimiento con estas señales de advertencia.

Etapas del Párkinson

La enfermedad de Parkinson puede tardar años o incluso décadas en causar efectos graves. En 1967, dos expertos, Margaret Hoehn y Melvin Yahr, crearon el sistema de estadificación para la enfermedad de Parkinson. Ese sistema de estadificación ya no es de uso generalizado porque la estadificación de esta enfermedad es menos útil que determinar cómo afecta la vida de cada persona individualmente y luego tratarla en consecuencia.

Hoy en día, la Escala de calificación de la enfermedad de Parkinson unificada de la Sociedad de Trastornos del Movimiento es la principal herramienta de los médicos para clasificar esta enfermedad. Esta escala examina cuatro áreas diferentes de cómo le afecta la enfermedad de Parkinson:

Etapa 1: Aspectos no motores de las experiencias de la vida diaria

Esta fase se ocupa de los síntomas no motores como la demencia, la depresión, la ansiedad y otros problemas relacionados con la capacidad mental y la salud mental. También hace preguntas sobre dolor, estreñimiento, incontinencia, fatiga, etc.

Etapa 2: Aspectos motores de las experiencias de la vida diaria

Esta fase cubre los efectos en las tareas y habilidades relacionadas con el movimiento. Incluye su capacidad para hablar, comer, masticar y tragar, vestirse y bañarse si tiene temblores y más.

Etapa 3: Examen motor

Un médico usa esta fase para determinar los efectos relacionados con el movimiento de la enfermedad de Parkinson en las personas mayores. Los criterios miden los efectos en función de la forma de hablar, las expresiones faciales, la rigidez y la rigidez, la marcha y la velocidad al caminar, el equilibrio, la velocidad del movimiento, los temblores, etc.

Etapa 4: Complicaciones motoras

En esta fase, un médico determina cuánto impacto tienen los síntomas y que tan avanzado está el Parkinson en ancianos. Eso incluye tanto la cantidad de tiempo que tiene ciertos síntomas cada día como si esos síntomas afectan o no la forma en que pasa su tiempo.

Causas del Parkinson en ancianos

Aunque existen varios factores de riesgo para la enfermedad de Parkinson, como la exposición a pesticidas, por ahora, las únicas causas confirmadas de la enfermedad de Parkinson son genéticas. Cuando la enfermedad de Parkinson en las personas mayores no es genética, se clasifica como “idiopática”.

Muchas enfermedades se parecen al Parkinson, pero en cambio son parkinsonismo por una causa específica, como algunos medicamentos psiquiátricos.

Enfermedad de Parkinson familiar

La enfermedad de Parkinson en el adulto mayor puede tener una causa familiar, lo que significa que puede heredarla de uno o ambos padres. Sin embargo, esto solo representa alrededor del 10% de todos los casos.

Se han relacionado al menos siete genes diferentes con la enfermedad de Parkinson. Se vinculan tres de ellos con el inicio temprano del Parkinson. Algunas mutaciones genéticas también causan características distintivas únicas.

Enfermedad de Parkinson idiopática

Se cree que la enfermedad de Parkinson idiopática ocurre debido a problemas con la forma en que su cuerpo usa una proteína llamada Alfa-sinucleína. Las proteínas son moléculas químicas que tienen una forma muy específica. Cuando algunas proteínas no tienen la forma correcta, un problema conocido como mal plegamiento de proteínas, su cuerpo no puede usarlas y no puede descomponerlas.

Sin ningún lugar a donde ir, las proteínas se acumulan en varios lugares o en ciertas células. La acumulación de estos cuerpos de Lewy provoca efectos tóxicos y daño celular. El plegamiento incorrecto de proteínas es común en muchos otros trastornos, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Huntington, múltiples formas de amiloidosis y más.

Parkinsonismo inducido

Hay condiciones o circunstancias que se relaciona con el parkinsonismo. Si bien estas no son la verdadera enfermedad de Parkinson, tienen características similares y los médicos pueden considerar estas causas al diagnosticar la enfermedad de Parkinson en ancianos.

Las posibles causas de Parkinson en adultos mayores son:

  • Medicamentos.
  • Encefalitis.
  • Toxinas y venenos.
  • Daños por lesiones.

Tratamiento del Parkinson en ancianos

Por ahora, la enfermedad de Parkinson no es curable, por lo que no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, pero existen múltiples formas de controlar sus síntomas. El tratamiento del Parkinson en el adulto mayor también puede variar según la persona, según sus síntomas específicos y qué tan bien funcionan ciertos tratamientos. Los medicamentos son la forma principal de tratar esta afección.

Una opción de tratamiento secundario es una cirugía para implantar un dispositivo que administrará una corriente eléctrica leve a una parte de su cerebro. También hay algunas opciones experimentales, como los tratamientos basados ​​en células madre, pero su disponibilidad suele variar y muchas no son una opción para la enfermedad del Parkinson en el adulto mayor.

¿Qué medicamentos y tratamientos se utilizan?

Los tratamientos con medicamentos para la enfermedad de Parkinson se dividen en dos categorías: tratamientos directos y tratamientos de síntomas. Los tratamientos directos se dirigen al propio Parkinson. Los tratamientos de los síntomas solo tratan ciertos efectos de la enfermedad.

Medicamentos

Los medicamentos que tratan la enfermedad de Parkinson en las personas mayores lo hacen de múltiples maneras. Por eso, los medicamentos que hacen uno o más de los siguientes son más probables:

  • Adición de dopamina.
  • Simulando dopamina.
  • Bloqueadores del metabolismo de la dopamina.
  • Inhibidores del metabolismo de la levodopa.
  • Bloqueadores de adenosina.

Varios medicamentos tratan síntomas del Parkinson en personas mayores. Los síntomas tratados a menudo incluyen los siguientes:

  • Disfunciones eréctiles y sexuales.
  • Fatiga o somnolencia.
  • Neumonía.
  • Problemas para dormir.
  • Depresión.
  • Demencia.
  • Ansiedad.
  • Alucinaciones.

Estimulación cerebral profunda

En años pasados, la cirugía era una opción para dañar y dejar cicatrices intencionalmente en una parte del cerebro que funcionaba mal debido a la enfermedad de Parkinson. Hoy en día, ese mismo efecto es posible mediante la estimulación cerebral profunda, que utiliza un dispositivo implantado para enviar una corriente eléctrica leve a esas mismas áreas.

La principal ventaja es que la estimulación cerebral profunda es reversible, mientras que el daño cicatricial intencional no lo es. Este enfoque de tratamiento casi siempre es una opción en etapas posteriores de la enfermedad de Parkinson cuando la terapia con levodopa se vuelve menos efectiva y en personas que tienen temblores que no parecen responder a los medicamentos habituales.

Tratamientos experimentales

Los investigadores están explorando otros posibles tratamientos que podrían ayudar con la enfermedad de Parkinson en las personas mayores. Si bien estos no están ampliamente disponibles, ofrecen esperanza a las personas con esta afección. Algunos de los enfoques de tratamiento experimental incluyen:

  • Trasplantes de células madre.
  • Tratamientos de reparación de neuronas.
  • Terapias génicas y tratamientos dirigidos a genes.

Posibles complicaciones o efectos secundarios

Las complicaciones y los efectos secundarios que ocurren con los tratamientos para la enfermedad de Parkinson en ancianos dependen de los tratamientos mismos, la gravedad de la enfermedad, cualquier otro problema de salud que tenga y evolución del Parkinson en el anciano.

Anciano con Parkinson tomando medicación para la enfermedad.

Diagnóstico del Parkinson en personas mayores

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson en las personas mayores es principalmente un proceso clínico, lo que significa que depende en gran medida de que un médico examine sus síntomas, le haga preguntas y revise su historial médico. Algunas pruebas de diagnóstico y de laboratorio son posibles, pero generalmente se necesitan para descartar otras afecciones o ciertas causas. Sin embargo, la mayoría de las pruebas de laboratorio no son necesarias a menos que no responda al tratamiento del Parkinson en ancianos, lo que puede indicar que tiene otra afección.

Pruebas

Cuando los médicos sospechan de la enfermedad de Parkinson o necesitan descartar otras enfermedades, se pueden realizar varias pruebas de diagnóstico por imágenes y diagnóstico. Éstas incluyen:

  • Exámenes de sangre.
  • Exploración por tomografía computarizada.
  • Pruebas genéticas.
  • Imágenes por resonancia magnética.
  • Exploración por tomografía por emisión de positrones

Nuevas pruebas de laboratorio

Los investigadores han encontrado posibles formas de evaluar posibles indicadores de la enfermedad de Parkinson en las personas mayores. Ambas pruebas nuevas involucran la proteína alfa-sinucleína, pero la prueban de formas nuevas e inusuales. Si bien estas pruebas no pueden decirle qué enfermedades tiene debido a las proteínas alfa-sinucleína mal plegadas, esa información aún puede ayudar a su médico a hacer un diagnóstico.

Las dos pruebas utilizan los siguientes métodos.

  • Punción lumbar.
  • Biopsia de piel.

Demencia Parkinsoniana

La demencia de Párkinson en las personas mayores es una complicación de la enfermedad de Párkinson. Hace que las personas desarrollen dificultades con el razonamiento, el pensamiento y la resolución de problemas. Es bastante común: del 50 al 80 por ciento del Párkinson en las personas mayores experimentarán algún grado de demencia.

Los síntomas de la demencia de la enfermedad de Párkinson en las personas mayores:

  • Depresión.
  • Trastornos del sueño.
  • Alucinaciones.
  • Confusión.
  • Cambios de humor.
  • Dificultad para hablar.
  • Pérdida del apetito.
  • Perdida de energía.

La enfermedad de Párkinson en las personas mayores destruye las células receptoras de sustancias químicas en el cerebro. Con el tiempo, esto puede conducir a cambios dramáticos, síntomas y complicaciones. Ciertas personas son más propensas a desarrollar demencia por enfermedad de Párkinson.

Actualmente, no hay tratamiento para la demencia de la enfermedad de Parkinson en las personas mayores. En cambio, su médico se centrará en tratar otros síntomas. A veces, los medicamentos utilizados para otros tipos de demencia pueden ser útiles.

¿Cómo cuidar a una persona con Parkinson?

La enfermedad de Parkinson en las personas mayores es una afección degenerativa, lo que significa que los efectos en el cerebro empeoran con el tiempo. Sin embargo, esta condición generalmente toma tiempo para empeorar. La mayoría de las personas tienen una vida normal con esta enfermedad.

Una persona con Parkinson puede vivir sola en las primeras etapas. A medida que los efectos empeoren, necesitará medicación para limitar la forma en que le afectan los síntomas. La mayoría de los medicamentos, especialmente la levodopa, son moderadamente o incluso muy efectivos una vez que su médico encuentra la dosis mínima que necesita para tratar sus síntomas.

La mayoría de los efectos y síntomas son manejables con tratamiento, pero los tratamientos se vuelven menos efectivos y más complicados con el tiempo. Vivir de forma independiente también será cada vez más difícil a medida que la enfermedad empeore. Para estas fases es necesario contratar servicios de cuidados de enfermería en adultos mayores con Parkinson.

Estas cuidadoras preparadas y formadas en Parkinson le ayudarán en las indicaciones que le de su médico.  Tomar los medicamentos puede marcar una gran diferencia en los síntomas de la enfermedad de Parkinson en las personas mayores.  La enfermedad puede causar una amplia gama de síntomas, muchos de los cuales se pueden tratar tratando la enfermedad o los síntomas mismos. El tratamiento puede marcar una gran diferencia para evitar que los síntomas tengan efectos peores.

Es recomendable aumentar su nivel de actividad física y la fisioterapia para tener una mejor calidad de vida con la enfermedad de Parkinson en las personas mayores.

Enfermedad de Parkinson: esperanza de vida

La enfermedad de Parkinson en las personas mayores no es terminal, pero los síntomas y efectos a menudo son factores que contribuyen a como muere una persona con Parkinson. La expectativa de vida promedio para la enfermedad de Parkinson en 1967 era un poco menos de 10 años. Desde entonces, la esperanza de vida media ha aumentado en un 55%, llegando a más de 14,5 años. Eso, combinado con el hecho de que el diagnóstico de Parkinson es mucho más probable en mayores de 60 años, significa que esta afección no suele afectar en gran medida a la esperanza que vive un anciano con Parkinson.

Persona mayor con Parkinson en silla de ruedas siendo atendida por un cuidador.

Esperamos que este artículo le haya brindado información útil sobre el Parkinson en las personas mayores. Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

Álvaro Morales

Álvaro Morales

Graduado en Trabajo Social y Redactor Jefe de MimoCare.
Encargado de tratar temas de ayuda y cuidados a domicilio a mayores.

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
LlámanosLlámanos
Ir arriba