fbpx

Parestesia en personas mayores: Causas y tratamientos

La parestesia es una sensación de ardor u hormigueo que generalmente ocurre en las manos, los brazos, las piernas o los pies, pero también se puede sentir en otras partes del cuerpo. Una amplia gama de causas de parestesia en personas mayores incluyen convulsiones, trastornos circulatorios, infecciones, exposición tóxica, diabetes e hipertiroidismo.

¿Qué es la parestesia?

Muchos de nosotros a menudo experimentamos una sensación extraña como ardor repentino en los pies o entumecimiento en las piernas cuando nos levantamos después de estar sentados con las piernas cruzadas durante mucho tiempo. O a veces, sentimos que algo se arrastra por nuestra piel o nuestras manos de repente tienen mucha picazón. Estas sensaciones van y vienen en la mayoría de nosotros. En algunas personas, se queda. Cuando lo hace, indica un problema más profundo que no debe ignorarse. Indica alguna forma de daño nervioso y la condición de presentación se llama parestesia.

La parestesia no es una enfermedad en sí misma; es un grupo de síntomas y está presente en varias enfermedades. Representa una sensación nerviosa alterada en forma de ardor, hormigueo, entumecimiento, picazón e incluso dolor intenso e intolerable en ocasiones en ausencia de un estímulo.

Síntomas de la parestesia

La parestesia es una sensación nerviosa anormal. Con mayor frecuencia (pero no exclusivamente) afecta las manos, los pies, los brazos y las piernas. El sentimiento ha sido descrito como:

  • Hormigueo
  • Entumecimiento.
  • Picor.
  • Picazón.
  • Hormigueo.

El pinchazo extraño suele ser una buena señal, ya que indica que los nervios bloqueados están volviendo a su función normal.

La parestesia temporal o transitoria suele ser inofensiva, pero si la sensación persiste o se acompaña de otros síntomas, debe consultar a un médico.

Causas de la parestesia

Las parestesias pueden tener una amplia variedad de causas. Las parestesias temporales pueden ocurrir debido a las siguientes razones:

  1. Entumecimiento causado por la presión prolongada sobre un nervio. La sensación desaparece al aliviar la presión sobre el nervio.
  2. Lesión por latigazo cervical: ocurre comúnmente en las extremidades superiores debido a cualquier lesión de los tejidos blandos en la región cervical (cuello). Es autolimitado y generalmente cura en un período de 6 meses.
  3. Síndrome de hiperventilación: muchos pacientes se quejan de parestesias transitorias dentro de los 3 a 4 minutos posteriores a la hiperventilación. Esto ocurre debido a desequilibrios electrolíticos.
  4. Ataque de pánico: muchas personas se quejan de sensaciones extrañas alrededor de la boca, las manos y los pies durante un ataque de pánico. La presencia de parestesia indica la gravedad del ataque de pánico.
  5. Oclusión arterial aguda: la pérdida repentina de circulación sanguínea en una parte del cuerpo puede provocar 5 síntomas cardinales; a saber, palidez, dolor, falta de pulso, parálisis y parestesia.

Las parestesias que persisten durante mucho tiempo pueden ocurrir debido a las siguientes patologías subyacentes:

Trastornos del Sistema Nervioso Central

  1. Accidente cerebrovascular: las parestesias están presentes de manera característica en pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular y, en algunos casos, podrían ser el único síntoma de presentación.
  2. Hemorragia intracerebral (cerebral): la parestesia puede presentarse en la mayoría de los casos de sangrado dentro del cerebro.
  3. Tumor cerebral: un entumecimiento repentino acompañado de dolor de cabeza, náuseas o vómitos podría indicar un tumor cerebral y requiere una evaluación exhaustiva.
  4. Esclerosis múltiple: Uno de los síntomas más significativos que presentan estos pacientes son las parestesias dolorosas que se desencadenan ante cualquier actividad.
  5. Deficiencia de vitamina B12: la deficiencia severa de esta vitamina puede causar parestesias que se alivian rápidamente al reponer sus reservas en el cuerpo mediante una suplementación agresiva.
  6. Traumatismo craneoencefálico : muchos pacientes con traumatismo craneoencefálico se quejan de parestesias en la cara, especialmente en la zona de distribución del nervio trigémino.

Trastornos del sistema nervioso periférico

  1. Neuropatía por atrapamiento: el entumecimiento y el dolor son los síntomas característicos que presentan estos pacientes. El tipo más común es el síndrome del túnel carpiano en el que el nervio mediano que inerva parte de las regiones del antebrazo, la muñeca y la mano se comprime dentro del túnel carpiano (una región anatómica en el área de la muñeca).
  2. Ciática : un disco intervertebral prolapsado puede comprimir el nervio ciático causando dolor, entumecimiento y debilidad en las extremidades inferiores.
  3. Trastornos circulatorios: la enfermedad arterial periférica crónica también puede provocar sensaciones anormales debido a la mala circulación sanguínea. Estos se sienten más comúnmente en las extremidades y comienzan desde las puntas de los dedos de las manos y los pies, donde el suministro de sangre se ve comprometido por primera vez.
  4. Diabetes: una de las causas más comunes de los síntomas nerviosos de las parestesias es el control deficiente del azúcar en la sangre. Paradójicamente, la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre) también puede presentarse como parestesias.
  5. Alcoholismo: otra causa común, las parestesias indican una complicación del alcoholismo llamada neuropatía tóxica.
  6. Infección por herpes zoster: la neuralgia postherpética es una condición crónica dolorosa que se presenta como parestesias que afectan significativamente la calidad de vida del paciente.

Las otras etiologías comunes de parestesia incluyen trastornos de la tiroides, infección por VIH, lepra, uremia, porfirias, artritis, quemaduras y congelación .

Tipos de parestesias

Las parestesias se clasifican en función del tiempo que dura la sensación impar.

Una sensación de corta duración de que nuestro pie se duerme o una sensación de hormigueo en las plantas de los pies durante unos segundos se llama parestesia temporal . Esto ocurre más comúnmente debido a una presión indebida sobre un nervio y la sensación desaparece por completo cuando se alivia la presión.

Cuando estas extrañas sensaciones se experimentan repetidamente y duran más tiempo, indican una patología subyacente. Se conocen como parestesias crónicas y deben investigarse más a fondo.

¿Cómo se diagnostica la parestesia?

Si la parestesia se asocia con nervios específicos, se denomina neuropatía. Si no sigue una distribución nerviosa específica, puede deberse a una lesión de la neurona superior. Realizar un examen sensorial ayudará a determinar entre las lesiones de las neuronas motoras superiores e inferiores. Los hallazgos anormales pueden sugerir un nervio específico, una raíz nerviosa o una lesión de la médula espinal. El aumento de los reflejos sugiere una enfermedad de la neurona motora superior, mientras que la disminución de los reflejos sugiere una enfermedad del segmento del nervio espinal o una lesión del nervio periférico.Cómo se diagnostica la parestesia

El diagnóstico se basa en la anamnesis, la exploración física y estudios radiológicos específicos .

La respuesta del paciente al dolor, el tacto, la vibración, la posición de las articulaciones y la sensación térmica se miden mediante un examen sensorial.

La sensación de dolor generalmente se prueba con un alfiler o una aguja (para un dolor agudo) o con un trozo de algodón (para un tacto suave). Esto sirve para mapear el área afectada y puede proporcionar información sobre una lesión de la médula espinal o una anomalía de los nervios periféricos.

La pérdida de la sensación vibratoria ocurre relativamente temprano en una neuropatía periférica como las relacionadas con la diabetes, el alcoholismo, la deficiencia de vitamina B12 o la enfermedad de la columna dorsal.

En la prueba de propiocepción, el paciente cierra los ojos y se le pide que indique si el dedo de la mano o del pie que está sosteniendo se mueve hacia arriba o hacia abajo. Si hay una pérdida del sentido de la posición, se asocia con una lesión de la raíz nerviosa, una anomalía del nervio periférico o una enfermedad de la columna dorsal.

La sensación térmica se prueba poniendo la mano de los pacientes en tubos de ensayo que contienen agua con diversos grados de temperatura; los pacientes con una sensación térmica normal deberían poder distinguir entre estímulos que difieren en algunos grados.

Se puede realizar un examen neurológico para revelar signos de neuropatía o mielopatía que pueden haber sido la causa de la parestesia.

Los grupos musculares deben evaluarse en busca de fuerza y ​​signos de atrofia. Cualquier anormalidad de músculos específicos está asociada con lesiones nerviosas específicas.

Las pruebas neurofisiológicas, como los estudios de conducción nerviosa y la electromiografía, son útiles para establecer un diagnóstico y un pronóstico. Son útiles para detectar problemas de conducción nerviosa de gran diámetro. Si bien pueden usarse para la evaluación de traumatismos o neuropatías por atrapamiento, no diferencian entre pérdida sensorial simulada y neuropatía.

Se pueden realizar estudios de imágenes como la resonancia magnética nuclear (RMN) y la tomografía computarizada (TC) para descartar algunas causas del sistema nervioso central.

Se pueden realizar pruebas específicas para determinar con precisión la causa de las parestesias. Éstos incluyen:

  • Resonancia magnética o tomografía computarizada del área afectada para la evaluación de una sospecha de hernia de disco, neuropatía por atrapamiento o sospecha de compresión lumbar.
  • Radiografía de tórax para descartar tumor pulmonar o tuberculosis.
  • Punción lumbar para descartar un diagnóstico de sífilis terciaria, meningitis carcinomatosa o una causa inflamatoria central.
  • Biopsia de nervio para diagnosticar inflamación de arterias musculares, sarcoidosis y amiloidosis.
  • La angiografía por resonancia magnética es útil para diagnosticar anomalías vasculares.

Tratamiento de la parestesia

El éxito en el tratamiento de las parestesias depende completamente del diagnóstico preciso de la causa subyacente. A menos que no se trate la causa, nada puede ofrecer alivio.Tratamiento de la parestesia

Si son las extremidades las que se han quedado dormidas, los ejercicios como los estiramientos y los masajes pueden ayudar a recuperar la sensibilidad.

Si la parestesia es el resultado de una neuropatía periférica debido a la diabetes, se requiere un control estricto del azúcar para aliviar los síntomas. A menos que los niveles de azúcar en sangre no estén bien controlados, ningún fármaco puede proporcionar un alivio completo.

Si los síntomas no desaparecen en los pacientes anteriores o si se produce parestesia después de tratamientos como la quimioterapia, se puede obtener alivio con medicamentos antiinflamatorios como la aspirina y el ibuprofeno; pero no se recomienda el uso a largo plazo de estos medicamentos. Estos medicamentos actúan bloqueando los nervios que transmiten la sensación de dolor al cerebro, aliviando así el dolor.

Si los pacientes no responden a los medicamentos antiinflamatorios convencionales, es posible que necesiten antidepresivos suaves durante un período corto de tiempo solo bajo supervisión médica. Los antidepresivos pueden cambiar la percepción de una persona sobre el dolor y, por lo tanto, proporcionar alivio.

Para la parestesia severa, se prescriben derivados del opio como la codeína.

Algunos medicamentos que se ofrecen dependen de la causa subyacente y pueden incluir inmunosupresores y anticonvulsivos.

Otras terapias que pueden brindar cierto alivio son la fisioterapia, la acupuntura, la terapia nutricional, los aceites aromáticos y las pomadas tópicas.

Diferencia entre paresia y parestesia

La paresia es una condición que implica un movimiento deteriorado debido a la debilidad. Una persona que vive con paresia puede perder entre parte y todo el movimiento voluntario en una extremidad en particular o en otra parte del cuerpo. El nombre que se le da a la paresia cambia según las partes del cuerpo que se vean afectadas. Por ejemplo, la paraparesia significa que ambas piernas se ven afectadas por esta debilidad y alteración del movimiento voluntario. La hemiparesia se refiere a la paresia en un lado del cuerpo.

Un término menos utilizado es paresia general. Esto se aplicaría a la paresia de todo el cuerpo que ocurriría cuando la sífilis no se trata. Sin embargo, el término ya no se usa porque los tratamientos modernos prácticamente han eliminado este tipo de paresia. La paresia no se limita a las extremidades, sino que también puede afectar las cuerdas vocales, el estómago, los ojos y otras partes del cuerpo.

Parestesia por ansiedad y por estrés

Las personas con trastornos de ansiedad experimentan síntomas tanto físicos como emocionales y psicológicos. El entumecimiento y el hormigueo se encuentran entre las quejas más comunes.

Si bien las personas que experimentan este tipo de entumecimiento generalmente lo notan en las manos o los pies, puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo.

En algunas personas con ansiedad, el entumecimiento puede iniciar un ciclo intenso de entumecimiento y ansiedad. Esto sucede cuando una persona nota el entumecimiento, como resultado tiene un ataque de pánico y luego se siente aún más ansiosa y entumecida.

Algunas personas también notan síntomas adicionales, como un ritmo cardíaco acelerado, que pueden agravar aún más la ansiedad y el entumecimiento.

Parestesia facial

Los síntomas a menudo incluyen una sensación de hormigueo o tirantez y entumecimiento facial. Además del daño a los nervios , la parestesia de la cara puede ser causada por bajas temperaturas, deficiencias nutricionales o una variedad de otras condiciones médicas. En muchos casos, la causa exacta de esta afección sigue sin conocerse, incluso después de extensas pruebas médicas.

Si el entumecimiento facial y el hormigueo van acompañados de entumecimiento de uno o ambos brazos o piernas, se debe buscar asistencia médica de emergencia para asegurarse de que el paciente no haya sufrido un derrame cerebral. La aparición de cualquier síntoma de parestesia facial debe informarse a un médico para una evaluación médica adicional.

Parestesia en manos y pies

El entumecimiento y el hormigueo en brazos y piernas son sensaciones anormales que resultan de trastornos de un nervio o nervios. Hay diferentes posibilidades en cuanto a la causa de estos síntomas. La mayoría de las veces la causa no es grave, pero ciertos signos y síntomas asociados pueden indicar la necesidad de ver a su médico. Una de las principales causas de entumecimiento y hormigueo es la neuropatía periférica. Esto se refiere a una anormalidad de los nervios fuera del canal espinal. Parestesia en manos y pies

El atrapamiento de nervios más común es el síndrome del túnel carpiano que afecta la mano y la muñeca. Se observa un mayor riesgo de síndrome del túnel carpiano en personas que realizan actividades repetitivas de la muñeca, como escribir a máquina o cortar el cabello. La vitamina B-12 y el folato son deficiencias vitamínicas comunes y se pueden asociar con debilidad por anemia, palidez, pérdida del apetito y dolor en la lengua y la boca. El consumo excesivo de alcohol a largo plazo puede causar entumecimiento y hormigueo y generalmente se asocia con una marcha de base amplia.

Ciertas condiciones reumatológicas o endocrinas que pueden causar neuropatía incluyen artritis reumatoide, amiloidosis, fibromialgia, problemas de tiroides o fenómeno de Raynaud. Las neuropatías neurológicas generalmente se asocian con debilidad en los brazos o las piernas. La ciática es una afección en la que el nervio ciático se ve afectado después de salir de la médula espinal a su paso por el área de la cadera o los glúteos. Esto se asocia frecuentemente con dolor en las piernas y/o dolor de espalda.

Los problemas en la columna cervical pueden provocar entumecimiento simétrico de brazos y piernas y posible parálisis de brazos y piernas. Los problemas torácicos debilitan el tronco y las piernas. Otros problemas de la médula espinal, como tumores o quistes, pueden estar asociados con dolor, debilidad, torpeza o problemas intestinales o de la vejiga.

Los problemas vasculares o circulatorios que conducen a la falta de suministro de sangre a un área pueden causar entumecimiento y hormigueo. Esto frecuentemente acompañará a una decoloración azul o roja, palidez o sensación de frío y dolor en el área.

Si bien las causas potenciales de estos síntomas son bastante variadas, algunas causas obviamente son más preocupantes que otras. El entumecimiento y el hormigueo asociados con debilidad, parálisis o pérdida del control de la vejiga o el intestino justifican una evaluación y un tratamiento urgente por parte de un profesional de la salud. Además, cualquier síntoma de confusión, cambios en la visión o en el habla, debilidad o pérdida del conocimiento debe llevar a cabo una visita al departamento de emergencias local.

 

Esperamos que este artículo le haya brindado información útil sobre la parestesia en ancianos. Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

Álvaro Morales

Álvaro Morales

Graduado en Trabajo Social y Redactor Jefe de MimoCare.
Encargado de tratar temas de ayuda y cuidados a domicilio a mayores.

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
Llámanos
Ir arriba