fbpx

¿Cómo afecta la soledad en personas mayores?

La soledad en personas mayores es el equivalente social de sentir dolor físico. Incluso activa las mismas vías en el cerebro que están involucradas en el procesamiento de las respuestas emocionales al dolor físico.
Al igual que sentir dolor físico, sentirse solo y desconectado de los demás también es una señal de que debemos cuidarnos buscando la seguridad y el consuelo de la compañía. Pero, ¿qué sucede cuando no podemos encontrar compañía y persiste la soledad?

¿Qué es soledad en la vejez?

El aislamiento y la soledad en personas mayores son problemas serios. Se vuelven menos móviles, sus amigos y parientes mueren, la pérdida de audición y otras limitaciones físicas hacen que sea más difícil comunicarse con los demás, y las personas mayores a menudo son reacias incluso a intentar hacer nuevos amigos.

El tema es especialmente importante por dos razones. Primero, porque el aislamiento es un problema especial para las personas mayores que viven en casa, exactamente donde la mayoría insiste en que quiere permanecer. En segundo lugar, porque la soledad en personas mayores parece estar íntimamente ligada a la enfermedad e incluso a la muerte.

¿Qué puede causar la soledad en personas mayores?

La soledad en personas mayores y el aislamiento social generalmente es causado por relaciones sociales de baja calidad, o por la falta total de estas relaciones. Sin embargo, hay muchas otras cosas que podrían causar estos problemas, como tener 80 años o más, tener problemas de salud crónicos y estructuras familiares cambiantes. Los contactos sociales tienden a disminuir a medida que envejecemos debido a la jubilación, la muerte de amigos y familiares y la falta de movilidad.

Otras causas del aislamiento social de los ancianos incluyen:

  • Discapacidad.
  • Vivir solo.
  • Problemas financieros.
  • Deterioro de la movilidad.
  • Desafíos de transporte.
  • Divorciado, separado o viudo.
  • Incapacidad para permanecer física y mentalmente activo.
  • Falta de acceso y desigualdad por vivir en zonas rurales o ser parte de un grupo marginado.
  • Salud y bienestar deficientes, incluida la perdida auditiva no tratada, la fragilidad y la mala salud mental.
  • Barreras sociales como la discriminación por edad y la falta de oportunidades para que los adultos mayores participen y contribuyan

La mayoría de las personas mayores se enfrentan al menos a uno de estos desafíos, pero una gran cantidad de ellos se enfrentan a varios. Ciertos grupos corren un mayor riesgo de aislamiento social, incluidos aquellos con bajos ingresos, personas mayores que cuidan a otros, aquellos que son nuevos en el área, miembros de la comunidad LGBTQ y personas mayores con problemas de salud física y mental.

Que el aislamiento y la soledad en personas mayores pueden ser causados ​​por problemas de salud, pero, a su vez, conllevan un mayor riesgo de muchos problemas relacionados con la salud , como deterioro cognitivo, suicidio, enfermedad pulmonar crónica, sabemos caídas, artritis, depresión, rehospitalización e institucionalización, cardiopatía coronaria y accidente cerebrovascular, y desnutrición.

Las investigaciones sugieren que el aislamiento y la soledad en personas mayores también están relacionados con la presión arterial alta, la obesidad, las enfermedades cardíacas, un sistema inmunológico debilitado, la depresión, la ansiedad, el deterioro cognitivo, la enfermedad de Alzheimer y la muerte prematura.

Tipos de soledad en la vejez

A medida que bajan las temperaturas y las horas de luz solar se acortan cada día, la soledad se vuelve más grande para muchas personas mayores. Es comprensible sentirse preocupado por su bienestar emocional y físico, particularmente en un momento tan difícil en el mundo.

Para ayudarlo a comprender un poco acerca de la soledad en personas mayores, desglosamos cuatro tipos diferentes de soledad y cómo pueden aparecer para el adulto mayor en su vida.

Soledad emocional o íntima

Este tipo de soledad se describe como sentir falta de intimidad o de relaciones íntimas, incluyendo el afecto y la cercanía. La soledad emocional se puede sentir cuando necesita a alguien con quien hablar sobre algo que sucede en su vida, pero siente que no hay nadie disponible para contactar. Puede que se sientas solo por un amigo cercano, un padre, un hermano, etc.

Para los adultos mayores, este tipo de soledad puede ser común, especialmente si han experimentado el fallecimiento de un cónyuge, familiar o amigo con quien compartían una conexión profunda y cercana.

La solución duradera para la soledad emocional es establecer y mantener un sistema de apoyo saludable. Si hace el esfuerzo de acercarse a los demás, puede que se sorprenda gratamente de lo mucho mejor que puede comenzar a sentirse, incluso si solo intercambia un par de de mensajes de texto con un amigo o tener una breve conversación por teléfono. Dejar que alguien sepa que ‘necesita hablar’ puede abrir la puerta a un vínculo más profundo.

Soledad Social o Relacional

La soledad social se define como un sentimiento de no pertenencia o de no tener conexiones personales satisfactorias con familiares, amigos y vecinos. 

La falta de conexión social se asocia con un mayor riesgo que la obesidad y equivale aproximadamente a fumar 15 cigarrillos al día; los resultados negativos incluyen morbilidad (enfermedad) y mortalidad (muerte prematura).

Especialmente en un momento en que el estricto distanciamiento social es la norma, la soledad relacional puede ser un problema real y actual para las personas mayores. Si algún familiar se ve desafiado por la soledad social o en las relaciones, podría ser beneficioso ayudarlo a aprovechar la tecnología moderna. Encontrar formas de fomentar la interacción con los demás, incluso si es por teléfono, video u otras formas de comunicación físicamente distanciada, puede ayudar a preservar la estimulación social de una persona mayor y, por lo tanto, los aspectos relacionados con su salud mental y física.

Soledad Colectiva

Este tipo de soledad en personas mayores se puede explicar como un sentimiento de no ser valorado por una comunidad más grande y más amplia, o de no pertenecer a ella.

Si no tenemos una comunidad de la que nos sentimos parte y con la que nos identificamos, entonces podemos experimentar la soledad.

La soledad en personas mayores colectiva es cuando carecemos de un sentido de identidad comunitaria o compartida. Puede ser una comunidad de personas que tienen una misión compartida o incluso pueden ser colegas que tienen lealtad a su organización y están comprometidos con la misión.

A medida que los adultos envejecen, a menudo pierden este sentido de pertenencia a grupos y comunidades organizados. Los niños crecen, ocurre la jubilación y las personas mayores pueden perder su sentido de conexión con las asociaciones que alguna vez tuvieron.

Si la persona mayor en su vida siente este tipo de soledad, puede ser útil ayudarlo a encontrar un grupo o comunidad con la que comparta un objetivo o interés común. Las comunidades eclesiásticas, las organizaciones locales, las asociaciones de voluntarios y los grupos de aficionados son excelentes oportunidades para superar la soledad colectiva.

Soledad Existencial

La soledad en personas mayores existencial es bastante distinta de los otros tipos de soledad en que no involucra el estado de las relaciones de uno con otras personas, sino el estado del propio sentido de significado y propósito en el mundo.

Sin un sentimiento sustancial de propósito personal, o de tener algo importante para contribuir al mundo de alguna manera, una persona mayor puede sentirse bastante sola. Y con la edad, es inmensamente común que los adultos mayores sientan que su sentido de significado y propósito se desvanece, particularmente si experimentan una pérdida de independencia.

El tratamiento de la soledad en personas mayores existencial requiere un enfoque diferente, uno que opere a nivel de identidad, valores y propósito.

Incluso en medio de una pandemia global, se puede lograr la conexión con un propósito superior. Si la persona mayor en su vida se enfrenta a la soledad existencial, considere ayudarlo a coordinar su interacción con un terapeuta o facilitar su participación en una causa que sea significativa para ella. Las personas mayores a menudo encuentran significado existencial a través de la espiritualidad, el servicio y otras expresiones de propósito interno.

Consecuencias de la soledad en personas mayores

Las repercusiones de la soledad crónica son realmente deprimentes. Las personas mayores solitarias tienen un 59% más de probabilidad de deterioro tanto físico como mentalmente que sus contrapartes más sociales. Algunos de los otros efectos negativos para la salud que la soledad puede causar a las personas mayores incluyen:

Mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia

La soledad en personas mayores es un factor de riesgo y puede contribuir al deterioro del rendimiento cognitivo y la aparición de demencia. Este es un gran riesgo para las personas mayores, ya que pueden provocar otras afecciones y pueden poner en peligro la vida si experimentan una combinación de tensiones en el estado mental.

Mayor riesgo de depresión

La soledad en personas mayores a menudo se asocia con sentimientos negativos como tristeza, dolor o baja autoestima. Estos sentimientos y muchos más pueden contribuir a la aparición de problemas mentales entre las personas mayores, como la depresión. Los familiares y amigos deben hacer todo lo posible para ayudar a estos sentimientos negativos en sentimientos positivos para combatir su soledad.

Mayor riesgo de mortalidad

Estudios han encontrado que tanto el aislamiento social como la soledad en personas mayores están asociados con un mayor riesgo de mortalidad en adultos que se encuentran en estado de soledad a los 60 años o más. Esto podría deberse a que las personas mayores solitarias no buscan ayuda médica si su estado de salud es peor. A veces no es que el personal de salud, los cuidadores y los familiares no vean lo que está pasando; a menudo es solo que las personas mayores solas o deprimidas no están dispuestas a pedir ayuda.

¿Cómo combatir la soledad en personas mayores?

Puede ser desgarrador ver a un ser querido que envejece experimentar el dolor de la soledad. También puede generar preocupaciones sobre la salud física y mental de la familia y los seres queridos de la persona mayor. En verdad, reconocer la forma particular de soledad en personas mayores que pueden estar sintiendo en su vida no es una tarea clara ni simple. De hecho, algunos tipos de soledad en personas mayores pueden experimentarse en conjunto y requieren un enfoque más matizado de atención y apoyo.

Una de las mejores cosas que puede hacer para ayudar a su ser querido anciano a superar la soledad de cualquier tipo es escucharlo y permitirle comunicar hasta qué punto se siente aislado o solo. También es importante consultar a un profesional de la salud mental cuando sea necesario, ya que un experto está mucho mejor equipado para guiar su enfoque y aconsejarle sobre un tratamiento o apoyo eficaz.

Una de las cosas que hace que la vida en una comunidad para personas mayores sea tan atractiva es la conexión integrada con los vecinos y el personal. Desde comidas compartidas, eventos regulares y actividades en curso, hasta asistencia con la vida diaria y apoyo médico listo, no hay escasez de oportunidades para que las personas mayores satisfagan sus necesidades emocionales.

 

Rodeado de una comunidad de amigos y personal de apoyo, muchos encuentran esta opción como un lugar de comodidad en lugar de soledad.

Cómo combatir la soledad en personas mayores

La soledad no deseada en personas mayores

La soledad no deseada es un problema que afecta cada vez a más personas, especialmente en determinadas situaciones de dependencia como la vejez o los procesos de enfermedad. Esta soledad no deseada se produce cuando la persona en cuestión siente que las relaciones interpersonales que mantienen son insuficientes o no tienen la calidad e intensidad que desearía. Esto puede provocar sentimientos como tristeza, dolor, miedo o angustia en esa persona, así su calidad de vida.

Algunos factores como el aumento de la esperanza de vida, la reciente pandemia de Covid-19 o el estilo de vida en las grandes ciudades pueden intensificar estos sentimientos de soledad y aislamiento.

Soledad y depresión en adultos mayores

La depresión inducida por el aislamiento aparece debido a la falta de interacción social. En otras palabras, si el anciano no tiene una red de apoyo fuerte o pasa mucho tiempo solo, el aislamiento a veces puede aparecer. Algunos estudios incluso han encontrado que  el aislamiento percibido, la sensación de estar aislado incluso si no es así, también puede tener efectos negativos.

La soledad en personas mayores no solo conduce potencialmente a la depresión, sino que también puede tener otros efectos. Algunos de estos son de naturaleza mental, mientras que otros son más físicos.

La soledad y el riesgo de aislamiento social en las personas mayores puede conducir a trastornos psiquiátricos. La depresión es una, pero la soledad también puede aumentar el riesgo de trastornos de la personalidad además de afecciones cerebrales como la enfermedad de Alzheimer.

La depresión inducida por el aislamiento no solo es dura para las personas mayores, sino también para la unidad familiar. Ser excluido de la vida de la persona mayor o que se le pida que no lo visite al principio es difícil de escuchar, pero luego también puede crear preocupación si el familiar o amigo no puede ver si el ser querido está bien.

Tener un contacto limitado también hace que sea más difícil determinar si la salud mental y/o física de la persona mayor está en declive. No hay nadie allí para detectar cambios sutiles en la forma en que el anciano habla o se comporta. Eso puede crear un retraso en el tratamiento, lo que permite que la salud mental y física de la persona mayor empeore antes de ser atendido.

Soledad y depresión en adultos mayores

Proyecto de intervención para la soledad en personas mayores

Existen una gran variedad de programas dirigidos a reducir el aislamiento social y la soledad en personas mayores. Algunos de estos programas pueden ayudar a mejorar la salud física, mental y social en adultos mayores que se sienten o se creen que están solos o socialmente aislados.

Algunos de estos programas específicos incluyen: un grupo de actividad psicosocial que incluye arte, debates, escritura terapéutica, terapia de grupo y ejercicio; un grupo de afrontamiento que conduce a una mejor salud funcional en personas con trastornos reumáticos crónicos; un grupo psicosocial centrado en la educación para la salud, las habilidades de afrontamiento y el manejo del estrés.

La soledad en personas mayores también presenta la idea de que las estrategias que se enfocan en cambiar las percepciones y pensamientos negativos de una persona, por ejemplo, a través de la terapia cognitiva conductual, actividades para paliar la soledad en personas mayores, pueden ser incluso más beneficiosas para reducir la soledad que aquellas que se enfocan en mejorar el apoyo social.

En general, la base de evidencia actual en torno a los enfoques para abordar el aislamiento social y la soledad en adultos mayores muestra algunas estrategias prometedoras, al tiempo que destaca que las características del programa o la estrategia que se utiliza son importantes para determinar el éxito. En líneas generales podemos resumir el estudio sobre la soledad en personas mayores:

    • Los programas o estrategias que abordan el aislamiento social y la soledad en personas mayores pueden ayudar a mejorar la salud física y mental, el apoyo social y la soledad en los adultos mayores.
    • Los programas o estrategias parecen más efectivos cuando se basan en grupos, se basan en la teoría, incluyen aportes activos de los participantes y se dirigen a grupos específicos de personas.
    • Investigaciones muestran que la inclusión de apoyo/actividad social o educación como parte de las estrategias destinadas a reducir o prevenir el aislamiento social y la soledad también es importante, pero la evidencia más reciente sugiere que las estrategias que se enfocan en cambiar el pensamiento negativo pueden ser aún más beneficios para la soledad específicamente.  

Proyecto de intervención para la soledad en personas mayores

 

Encuesta sobre la soledad en personas mayores

Nuestro estudio reciente sobre el impacto del COVID-19 en las personas mayores ha encontrado un gran aumento en la soledad desde que se implementó el confinamiento.

  • La agencia de atención domiciliaria MimoCare también encuentra que uno de cada cinco de los encuestados mayores de 70 años habla con familiares y amigos menos de cada quince días. Casi el 40 % no ha salido de casa en ningún momento durante el confinamiento.
  • Asesores de MimoCare advierten que la evidencia de distanciamiento social es “inestable” y que el aislamiento podría provocar “daños graves para la salud a largo plazo”.
  • Piden un “cambio radical en el apoyo a las personas mayores para que adopten nuevas formas de conexión”.

Esperamos que este artículo le haya brindado información útil sobre la soledad en personas mayores. Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
Llámanos
Ir arriba