fbpx

La importancia de una alimentación saludable en la vejez

La mayoría de las enfermedades que padecen las personas mayores son consecuencia de la falta de una alimentación saludable en la vejez. Según informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por ejemplo, la grasa en los alimentos está relacionada con el cáncer de próstata, colon y páncreas. Las enfermedades degenerativas como la osteoporosis y la diabetes también están relacionadas con la dieta, más concretamente con los micronutrientes.

La deficiencia de micronutrientes se comparte entre las personas mayores debido a factores como la ingesta reducida de alimentos y la falta de variedad en su dieta.

Desafíos relacionados con las personas mayores

Desafíos relacionados con las personas mayores que dificultan una nutrición adecuada y la importancia de tener una alimentación saludable en la vejez:

Sensibilidad reducida

A medida que avanza en edad, sus sentidos se adormecen; se necesita más energía y tiempo para desencadenar un estímulo. Su sentido del olfato y del gusto disminuye reduciendo su apetito.

En algunos casos, incluso puede tener problemas para diferenciar los alimentos frescos de los rancios, ya que sus sentidos están comprometidos. Esto, sin duda, sería perjudicial para su salud.

Efectos secundarios de los medicamentos

Algunos medicamentos causan náuseas, disminución del apetito y cambios en la percepción de los sabores de los alimentos. En este caso, los efectos secundarios pueden desanimarlo a comer y terminar saltándose comidas.

Mala salud dental en la vejez

Es más probable que surjan problemas dentales a medida que envejece, como la falta de dientes, la retracción de las encías que hace que los dientes tiemblen, las llagas en la boca y el dolor en la mandíbula. Todo esto puede ser un desencadenante de no tener una alimentación saludable en la vejez.

Todos estos factores hacen que la masticación sea dolorosa e incómoda, lo que reduce la probabilidad de que las personas mayores tomen alimentos saludables.

Mala economía en la tercera edad

Las personas mayores tienen recursos limitados y se preocupan más por el dinero. Por lo tanto, pueden reducir el consumo de alimentos y comprar alimentos más baratos que, en la mayoría de los casos, son menos nutritivos. Este estilo de vida puede conlleva no llevar una alimentación saludable en la vejez.

Falta de transporte

Para comprar ingredientes frescos para cocinar, debe conducir hasta la tienda, esperar en medio del tráfico denso y estacionar el automóvil a cierta distancia de la puerta.

Si está lloviendo o nevando, es aún más desafiante. Las posibilidades de resbalar y caer son altas. Estas actividades pueden disuadirlo de ir de compras por completo.

Dificultad Física

Las personas mayores se vuelven más débiles con la edad, especialmente cuando se trata de condiciones como la artritis y la discapacidad. El dolor y la poca fuerza física pueden hacer que las tareas simples parezcan un desafío.

Realizar funciones básicas como estar de pie durante mucho tiempo mientras se cocina, llevar la compra o incluso pelar una fruta puede convertirse en una tarea abrumadora. Puede ser motivo de no llevar una alimentación saludable en la vejez.

Pérdida de memoria

La pérdida de memoria, la demencia y la enfermedad de Alzheimer son bastante típicas entre las personas mayores. Una persona mayor puede olvidarse de seguir su programa de comidas recomendado o saltarse una comida o incluso olvidarse de comprar alimentos en la tienda. Esto plantea un desafío nutricional.

Depresión

A medida que se envejece, ocurren muchos cambios (sus hijos se mudan, pierde a sus amigos y seres queridos debido a la muerte, se siente solo, especialmente si vives solo, experimentas cambios físicos).

Todos estos problemas combinados pueden conducir a la depresión. Las personas mayores pueden volverse apáticos acerca de su salud y evitar comer. Si no se trata, la depresión puede conducir a problemas de salud mucho más importantes. Entre ellos, no llevar una alimentación saludable en la vejez.

Opciones de alimentación saludable en la vejez

Veamos las opciones de alimentación saludable en la vejez. Comience con lo básico. Con esto nos referimos a tener una comida balanceada, o programa de nutrición para adultos mayores, que constituye:

  • Alimentos ricos en carbohidratos como batatas y arroz integral.
  • Alimentos ricos en proteínas como el salmón y los frijoles.
  • Frutas y verduras (cinco raciones al día).

Además de esto, puedes preparar comidas ricas en los siguientes nutrientes:

Alimentos ricos en ácidos grasos omega-3

Estos ácidos grasos son importantes para personas de todas las edades, incluidas las personas mayores, ya que ayudan a prevenir la inflamación que puede causar cáncer, artritis reumatoide y enfermedades cardíacas.alimentación saludable en la vejez

También se ha descubierto que ralentiza la progresión de la degeneración macular, una enfermedad que conduce a una visión deficiente. La evidencia reciente ha demostrado que estos ácidos grasos pueden reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer y mantener el cerebro alerta. Además de ser una alimentación saludable en la vejez.

Se pueden encontrar en pescados principalmente sardinas, atún, caballa y salmón. También se encuentran en la linaza, la soja, el aceite de canola y las nueces. Todos estos alimentos los englobaríamos dentro de una alimentación saludable en la vejez.

Los nutricionistas recomiendan una porción de ácidos grasos omega-3 dos veces por semana. También hay suplementos disponibles, pero asegúrese de consultar a su nutricionista antes de comenzar.

Alimentos ricos en calcio para personas mayores

El calcio ayuda a nuestros cuerpos a desarrollar y mantener huesos saludables. También se sabe que reduce la presión arterial. Desafortunadamente, las encuestas han demostrado que a medida que envejecemos consumimos menos calcio. Por lo que no llevamos una alimentación saludable en la vejez.alimentación saludable en la vejez

La necesidad de calcio del cuerpo es tan esencial que, si no obtiene suficiente calcio, comienza a reabsorberlo de los huesos. Esto hace que sus huesos se vuelvan frágiles y quebradizos, lo que lleva a la osteoporosis.

Los alimentos ricos en Calcio son principalmente los productos lácteos como la leche, el yogur y el queso, así como las verduras de hoja verde y los cereales fortificados con calcio.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que las personas mayores de 50 años consuman 1200 mg de calcio al día. Esto se traduce en 4 tazas de jugo de naranja fortificado, leche, soja o leche de almendras.

A algunas personas les resulta difícil absorber esta cantidad de calcio diariamente a través de la dieta, en cuyo caso se puede tomar como un suplemento según las indicaciones de su nutricionista y a la vez recomendarle una alimentación saludable en la vejez.

Alimentos Ricos en Fibra para ancianos

A medida que nos volvemos ancianos, nuestro sistema digestivo se ralentiza. Las paredes del tracto gastrointestinal se espesan y las contracciones son más lentas y menos intensas, lo que puede provocar estreñimiento. Entonces, es importante llevar una alimentación saludable en la vejez.

Los alimentos ricos en fibra promueven una digestión adecuada al mover los alimentos a través del tracto digestivo. También se sabe que estos alimentos reducen el riesgo de enfermedades del corazón.

Los alimentos ricos en fibra incluyen nueces, cereales integrales, pan y pasta integrales, arroz integral, pan integral, frutas y verduras.

Agua

A medida que envejecemos, la capacidad del cuerpo para conservar agua disminuye, por lo que no siente sed con tanta frecuencia. Sin embargo, su cuerpo todavía necesita agua.

La deshidratación provoca somnolencia y confusión entre otros efectos secundarios por lo que es fundamental mantenerse hidratado. Si está tomando la dieta recomendada alta en fibra, necesita beber mucha agua porque la fibra absorbe mucha agua.

Para no sentirse abrumado por la cantidad, puede poner el agua en botellas pequeñas y beberla durante todo el día en lugar de almacenarla en un recipiente grande.

La forma más segura de verificar si hay deshidratación es observar su orina. Si es claro y transparente, eso significa que está hidratado, si es oscuro o amarillo brillante y turbio, es un signo de deshidratación.

Hay una excepción para las personas mayores con enfermedad renal o hepática; consulte a su médico sobre la cantidad adecuada de agua para usted. El agua también forma parte de lo que venimos llamando alimentación saludable en la vejez. 

Alimentos ricos en hierro

El hierro juega un papel vital en el cuerpo. Produce hemoglobina que transporta oxígeno en la sangre desde los pulmones al resto del cuerpo.

Cuando no está consumiendo suficiente hierro, hay un suministro limitado de oxígeno a los tejidos del cuerpo. Esto da como resultado una sensación de cansancio y letargo. La deficiencia de hierro se conoce como anemia. Es sinónimo de no llevar una alimentación saludable en la vejez.

Alimentos ricos en vitamina C

La vitamina C tiene propiedades antioxidantes que se cree que previenen el cáncer y las enfermedades del corazón. También participa en la producción de colágeno, que le da elasticidad a la piel y elimina las células muertas de la piel, lo que le brinda una piel saludable.

También ayuda a reparar huesos y dientes y ayuda en la curación de heridas. Esta vitamina esencial se puede encontrar en frutas y verduras. Los suplementos también están disponibles con la aprobación de su médico.

Vitamina D

La vitamina D ayuda en la absorción de calcio en el cuerpo, disminuyendo la velocidad a la que los huesos pierden calcio. Ayuda en el mantenimiento de la densidad ósea; por lo tanto, la prevención de la osteoporosis.alimentación saludable en la vejez

Nueva evidencia muestra que también puede proteger contra enfermedades crónicas como la esclerosis múltiple, la diabetes tipo 2, el cáncer y la osteoporosis reumatoide. La vitamina D es producida por la piel cuando se expone a la luz solar.

Algunos alimentos vienen fortificados con él, como cereales, leche, yogur y jugos. Naturalmente, la vitamina D se encuentra en los huevos y en ciertos pescados (salmón y atún). Una deficiencia de vitamina D también aumenta las posibilidades de sufrir una caída.

Algunas personas argumentan que la exposición al sol nos predispone al cáncer de piel, por lo que es recomendable tomar suplementos de vitamina D siempre con la supervisión de su médico. 

Podríamos decir que la vitamina D estaría dentro de una alimentación saludable en la vejez.

Alimentos ricos en vitamina B12

La vitamina B12 es responsable de mantener la función nerviosa, la producción de glóbulos rojos y el ADN. A medida que envejece, absorber la vitamina de los alimentos es más laborioso. Se encuentra en productos lácteos como la leche y la carne y productos avícolas.

Por lo tanto, puede consultar a su médico acerca de los suplementos, seguramente le recomiende llevar una alimentación saludable en la vejez.

Alimentos ricos en potasio

El potasio ayuda en la función celular, reduce la presión arterial y reduce las posibilidades de cálculos renales. También se cree que fortalece los huesos.

Se encuentra en frutas y verduras como plátanos, ciruelas pasas y papas. Si bien la falta de potasio es un problema, demasiado peligroso, así que consulte a su médico antes de comenzar a tomar suplementos.

Magnesio en las personas mayores

El magnesio juega un papel crucial en 300 funciones fisiológicas por lo que no puede faltar en una alimentación saludable en la vejez. Mantiene su corazón saludable, su sistema inmunológico y sus huesos fuertes. A medida que envejece, la capacidad de su cuerpo para absorber magnesio disminuye.

Algunos medicamentos para personas mayores disminuyen la absorción de magnesio. Se encuentra principalmente en cereales integrales, frutos secos, frutas frescas y verduras.

 

¡Esperamos que el artículo haya podido convencerlo sobre la importancia de una alimentación saludable en la vejez! Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
Llámanos Ir arriba