fbpx

Guía del cuidador: cómo reducir la ansiedad en personas mayores

Reducir la ansiedad en personas mayores no es fácil, sobre todo si no se tiene experiencia previa. Si es cuidador o cuidadora, este artículo es su guía integral para aprender todo sobre cómo reducir la ansiedad en las personas mayores.

Los trastornos de ansiedad en personas mayores se han convertido en un problema de salud mental común debido a un estilo de vida altamente estresante. La gente piensa que los problemas de ansiedad disminuyen con la edad, lo cual es válido hasta cierto punto. Aún así, según varias investigaciones, el nueve por ciento de las personas mayores en España tienen problemas de ansiedad .

Los trastornos de ansiedad es una forma más común de problema de salud mental en comparación la depresión en la tercera edad.  A los cuidadores a menudo les resulta difícil reducir la ansiedad en personas adultas, especialmente si están comenzando.

En este artículo, esperamos compartir una guía para que a los nuevos cuidadores les resulte más fácil reducir la ansiedad en personas mayores. Antes de discutir las diferentes formas de reducir la ansiedad, debemos comprender los diferentes tipos de trastornos de ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

En palabras más simples, el trastorno de ansiedad crea emociones extremas como preocupación, miedo, pavor o aprensión que son desproporcionadas o excesivas en comparación con la situación o los problemas que enfrenta.

Por ejemplo, la ansiedad por separación en ancianos puede ser más grave en comparación con una persona normal. Hay muchos tipos de trastornos de ansiedad.

¿Por qué es difícil reducir la ansiedad en personas mayores?

Los trastornos de ansiedad en personas de la tercera edad generalmente no reciben tratamiento por varias razones.

  • Las personas mayores tienden a no reconocer sus síntomas de ansiedad.
  • Incluso cuando reconocen con éxito sus síntomas, por lo general son reacios a hablar de su condición con otros, especialmente con un médico desconocido.
  • Las personas mayores tampoco buscan ayuda ya que pueden haber sufrido síntomas de ansiedad muchas veces y creen que estos sentimientos son naturales.
  • Los adultos mayores e incluso los médicos a veces no pueden diagnosticar la ansiedad que puede estar ocurriendo debido al uso de medicamentos recetados u otras condiciones médicas del paciente.

Diagnóstico de la ansiedad

El duelo crónico o complicado generalmente viene con ansiedad constante. La mayoría de las personas no prestan mucha atención a los trastornos de ansiedad, pero pueden provocar discapacidad, deterioro cognitivo, mala salud física y, en general, una mala calidad de vida.

Por lo tanto, es esencial tratar el trastorno de ansiedad lo antes posible. Ciertos síntomas de ataque de ansiedad en ancianos pueden ayudar a los cuidadores a identificar y reducir la ansiedad en personas mayores. Por ejemplo:

  • Dificultad para sudar, respirar y náuseas.
  • Temblores y sensación de pánico.
  • Dolor de pecho y problemas de digestión.
  • Sentirse aturdido o mareado.
  • Problemas de la vista.
  • Pensamientos irracionales.
  • Confusión y dolores de cabeza.
  • Dolor muscular, tensión y fatiga.
  • Irritabilidad.
  • Olvido.
  • Cambios en los hábitos alimenticios, el peso y el apetito.
  • Evitación de lugares, actividades, personas y pensamientos que desencadenan ansiedad.
  • Incapacidad para dormir.
  • Comportamiento compulsivo y pensamientos obsesivos.
  • Aislamiento y retiro de reuniones sociales.

Tipos de trastornos de ansiedad en personas mayores

Fobias específicas

La fobia específica es un miedo irracional a una cosa, lugar, cosa o incluso eventos que casi no representan una amenaza en la realidad. Ejemplos de fobias son las escaleras mecánicas, las alturas, los túneles, los espacios cerrados, la conducción en carretera, las arañas y volar.

El miedo a los lugares públicos o a estar solo se llama agorafobia. Los tipos de fobias más comunes en las personas mayores son el desastre familiar, el miedo a la muerte o los procedimientos dentales.

Pensar en enfrentar estas cosas o situaciones puede desencadenar en una crisis de ansiedad en ancianos. Algunos síntomas de ansiedad en ancianos incluyen palpitaciones del corazón, dolor de pecho, mareos, dificultad para respirar o náuseas. Una de las fobias específicas más comunes entre las personas mayores es el miedo a caerse. Reducir la ansiedad en personas mayores puede volverse muy complejo con este tipo de fobia.

Anciana con chaqueta gris llevándose los puños a la cara.

Fobia social/trastorno de ansiedad

La fobia social es la timidez y la ansiedad abrumadora que siente una persona en situaciones sociales regulares. A menudo, las personas mayores sienten un miedo persistente e intenso de ser juzgados por las personas por hacer cosas que pueden causarles vergüenza.

Una razón común por la que las personas mayores se sienten avergonzadas y sufren de fobias sociales es la vergüenza de reconocer a las personas o sus nombres. También suelen sentirse inseguros acerca de su apariencia debido a enfermedades, arrugas y piel floja.

Reducir la ansiedad en personas mayores con este tipo de trastornos también resulta difícil. Cuando tiene una fobia social, puede convertirse en parte de las reuniones sociales, pero se sentirá ansioso antes del evento, incómodo durante el mismo y preocupado por ser juzgado después.

Algunos síntomas físicos de la fobia social son sudoración intensa, rubor, náuseas, temblores o dificultad para hablar.

Trastorno de ansiedad generalizada (TAG)

Las personas que sufren de Trastorno de Ansiedad Generalizada pasan por preocupaciones frecuentes sin ninguna razón válida detrás de esas preocupaciones. Algunas preocupaciones generales en personas mayores incluyen problemas de dinero, problemas de salud, posibles desastres o problemas familiares.

Reducir la ansiedad en personas mayores con TAG es complicado ya que les resulta difícil relajarse, dormir, concentrarse y se asustan con facilidad. Los síntomas más comunes de este tipo de ansiedad en personas ancianas son dolores en el pecho, fatiga, tensión muscular, dolores de cabeza, dificultad para tragar, dolores musculares, espasmos, temblores, sudoración, irritabilidad, mareos, falta de aire o ir al baño con demasiada frecuencia.

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

El TEPT ocurre en personas mayores después de que enfrentan un evento traumático que involucra daño físico o una amenaza para ellos mismos, sus seres queridos o incluso extraños. Las experiencias traumáticas como el abuso, el atraco, los accidentes automovilísticos, los desastres naturales, el acoso físico o incluso una experiencia de guerra pueden provocar TEPT.

Los síntomas  también pueden desarrollarse años después del incidente. Algunas personas mayores experimentan TEPT debido al trauma que experimentaron durante casi 30 años o incluso más. El evento puede relacionarse con alguna discapacidad nueva, como que el individuo se vea confinado a una silla de ruedas. Algunos desencadenantes específicos también pueden desarrollar TEPT, por ejemplo, noticias que revive viejos recuerdos.

Las personas mayores con TEPT se asustan rápidamente y se vuelven emocionalmente insensibles con las personas con las que solían estar cerca. Pierden el afecto y también el interés por las cosas que solían disfrutar.

Es difícil reducir la ansiedad en personas mayores con TEPT, ya que pueden ser agresivas, irritables o violentas. El TEPT generalmente ocurre en flashbacks, en los que los recuerdos del trauma ocurren durante las pesadillas o incluso durante el día. Durante esos flashbacks, un paciente con TEPT siente que el evento traumático está ocurriendo nuevamente.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

El TOC no es de las obsesiones en ancianos tan comunes como algunos de los otros trastornos de ansiedad. Sin embargo, algunas personas mayores experimentan pensamientos constantes y perturbadores a los que se enfrentan realizando rituales específicos, como tocar cosas de una manera específica, revisarlas con frecuencia o contarlas.

El miedo más común en las personas mayores en esta condición es el daño a sus seres queridos. Reducir la ansiedad en personas mayores que padecen TOC no es cosa fácil ya que están ocupadas con la simetría y el orden, mientras que otras coleccionan o atesoran artículos innecesarios.

Trastorno de pánico

Las personas mayores con trastorno de pánico experimentan ataques de terror inesperados, también llamados ataques de pánico, que resultan en dolor de pecho, palpitaciones, debilidad, sudoración, mareos, desmayos o náuseas.

Los ataques de pánico pueden ocurrir incluso durante el sueño. Puede esperar que un ataque de pánico dure alrededor de diez minutos, pero algunos síntomas pueden durar más . Al igual que el TOC, el trastorno de pánico tampoco es tan común entre las personas mayores. Pero una persona mayor con trastorno de pánico puede negarse a que la dejen sola por lo que puede resultar extremadamente difícil reducir la ansiedad en personas mayores con TOC.

Formas en las que reducir la ansiedad en personas mayores

Un cuidador o un miembro de la familia puede tener dificultades para reducir la ansiedad en personas mayores, especialmente si no tienen experiencia en el cuidado de personas mayores. Los siguientes métodos lo ayudarán a reducir la ansiedad en personas mayores.

Ejercicios de respiración

Entrenar ejercicios de respiración efectivos pero simples para personas mayores es una excelente manera de reducir la ansiedad en personas mayores. La respiración profunda ha demostrado explícitamente ser una excelente manera de controlar los rasgos fisiológicos de la ansiedad.

La respiración profunda aumenta la ingesta de dióxido de carbono en la sangre, lo que, como resultado, alivia las partes del cerebro responsables de la ansiedad generalizada en personas mayores. El sistema nervioso parasimpático también se activa con la respiración profunda, lo que ayuda a reducir la ansiedad en personas mayores.

Debe asegurarse de que las personas mayores practiquen los ejercicios de respiración con regularidad y lentamente se conviertan en un hábito para que sean efectivos. El adulto mayor debe hacer la respiración para que su estómago se expanda al inhalar y se desinfle al exhalar.

Una técnica de respiración famosa es inhalar durante cuatro segundos, mantener la misma cantidad de tiempo y luego exhalar durante cuatro segundos. Otra técnica es inhalar durante siete segundos y exhalar durante 11 segundos.

Persona mayor practicando técnicas de relajación en su casa.

Atención plena

Pasar algún tiempo realizando prácticas de atención plena todos los días mejora los niveles generales de depresión y ansiedad en personas mayores. La práctica de centrarse por completo en el momento presente y olvidarse del futuro o el pasado se llama atención plena.

Como cuidador, le vendrá genial realizar las prácticas con los mayores para animarlos. Practicar la atención plena ayuda a una persona a observar sus sentimientos y pensamientos sin juzgar. Anime a las personas mayores a reconocer cualquier pensamiento ansioso que entre en sus mentes mientras realizan actividades de atención plena.

Es genial combinar la respiración profunda con la atención plena. Concéntrese en su respiración, especialmente en la forma en que el cuerpo reacciona al exhalar e inhalar. El ejercicio consciente ayudará a reducir la ansiedad en personas mayores.

Actividad Física

La falta de actividad juega un papel importante en el deterioro de la salud mental de las personas mayores, lo que hace que la actividad física regular sea importante para ellos. Además, las actividades físicas se encuentran entre las mejores formas de mejorar la salud mental independientemente de la edad. Debido a que  la ansiedad envejece, estos ejercicios para personas mayores son una excelente idea:

Además de estos ejercicios, existen aún más recursos online para que las personas mayores encuentren diferentes rutinas de ejercicios. Pero siempre recuerde consultar primero con un médico antes de realizar una rutina de ejercicios.

Cambios en la dieta

El tipo correcto de nutrición no solo es fundamental para la salud física sino también ayuda a reducir la ansiedad en personas mayores. La comida que come es responsable de alimentar su cerebro; por lo tanto, debe asegurarse de que el adulto mayor que está tomando obtenga la cantidad adecuada de grasas, proteínas y carbohidratos saludables; les ayudará a controlar sus pensamientos ansiosos.

La dieta de las personas mayores deben estar llena de alimentos saludables en todas las comidas. Siempre asegúrese de que en caso de que estén comiendo bocadillos, sea con moderación.

Algunas sustancias alimenticias pueden ser causas de la ansiedad en ancianos. Por ejemplo, la nicotina y la cafeína son estimulantes conocidos por instigar el nerviosismo en personas mayores. Nunca deberían de fumar cigarrillos o consumir demasiada cafeína ya que esto no ayuda en nada a reducir la ansiedad en personas mayores.

Interacción social

La mayoría de las personas mayores suelen quedarse en sus casas y apenas salen. La movilidad limitada y permanecer en el mismo lugar hace que las personas mayores se sientan solas. Como cuidador, debe ayudar a las personas mayores a sobrellevar el aislamiento social para reducir la ansiedad en personas mayores.

Trate de comunicarse con ellos y converse para mantenerlos ocupados y asegurarse de que pasen suficiente tiempo con su familia. Reunirse regularmente con los miembros de su familia, como nietos, hijos, hermanos u otros miembros de la familia, puede servir como un gran antídoto para los pensamientos estresantes y así reducir la ansiedad en personas mayores.

Si las personas mayores no pueden ver a sus amigos o familiares en persona, debe ayudarlos a chatear por vídeo con ellos.

Anciano realizando una videoconferencia con su familia.

Rutinas

Muchas personas mayores se sienten ansiosas cuando no tienen una rutina estructurada. La falta de rutina es especialmente frecuente en personas mayores con demencia o Alzheimer. Cuando una persona sigue una rutina específica, hay más previsibilidad en su vida, por lo tanto, mayor facilidad de reducir la ansiedad en personas mayores.

Trate de hacer una rutina semanal o diaria para adultos mayores. Por ejemplo, podría llevarlos a alguna reunión familiar todos los sábados o programar actividades al aire libre todos los martes. Un ejemplo de rutina diaria implicaría comer todos los días a la misma hora o llamar a un amigo todas las noches.

Higiene del Sueño

Cuando los adultos mayores no duermen lo suficiente, sus sentimientos de ansiedad empeoran. La propia ansiedad dificulta el sueño. El descanso es una gran ayuda para reducir la ansiedad en personas mayores. Puede mejorar los hábitos de sueño y el entorno de las personas mayores de las siguientes maneras:

  • Haz que se duerman y se despierten todos los días a la misma hora.
  • No dejes que consuman cafeína durante la tarde.
  • Permítales escuchar música o leer un libro antes de acostarse.

Pasatiempos relajantes

Encontrar una actividad relajante como un pasatiempo interesante puede ayudarlos a relajarse y distraerlos de los pensamientos ansiosos. Cada persona tiene sus propios intereses, así que trate de encontrar a los que aman las personas  que usted cuida y le será de gran ayuda para reducir la ansiedad en personas mayores.

Algunos hábitos populares son dibujar, leer, escuchar música o hacer jardinería entre las personas mayores.

Llévelos a un médico

Problemas de salud mental como el trastorno de ansiedad pueden ser síntomas de algunos problemas de salud física existentes . Por ejemplo, las deficiencias nutricionales, el hipertiroidismo, la enfermedad de Lyme y muchos otros problemas médicos están relacionados con la ansiedad.

Algunos tipos específicos de medicamentos también desarrollan trastornos de ansiedad en personas mayores. Llevar a las personas mayores al médico no es una mala idea y lo ayudará a reconocer y abordar el problema de salud física que probablemente esté causando el comportamiento ansioso. El tratamiento del problema de salud física puede eliminar o al menos reducir la ansiedad en personas mayores.

Psicología

Cuando la mayoría de las formas anteriormente descritas no ayudan a reducir la ansiedad en personas mayores, la terapia es probablemente la mejor manera de tratamiento de ansiedad generalizada en ancianos. Reunirse con un profesional de la psicología y obtener ayuda para las personas mayores que sufren de ansiedad debe ser lo primero que debe hacer si se trata de un problema persistente.

A las personas mayores les puede resultar difícil hablar abiertamente con su médico o familiares sobre sus problemas mentales. Aún así, lo más probable es que se sientan mucho más cómodos abriéndose a un profesional imparcial sin ser juzgados.

Un profesional de la psicología es probablemente la mejor persona para encontrar los factores desencadenantes y las causas del trastorno de ansiedad en las personas mayores. Un profesional puede estructurar un plan para controlar los sentimientos de ansiedad que surgen en su mente. Como cuidador, puede ayudar a la persona mayor a seguir el plan y los métodos sugeridos por el profesional. Seguramente este sea uno de los mejores aciertos para reducir la ansiedad en personas mayores.

Conclusión

La ansiedad es demasiado común en las personas mayores, sigue siendo un problema importante para quienes la padecen, y también afecta la salud física de las personas mayores. Si se pregunta, ¿cómo controlar la ansiedad en personas mayores? Los pensamientos ansiosos no es una tarea fácil. Requiere una gran cantidad de esfuerzo, pero como cuidador, puede ayudarlo mucho si les hace seguir un plan estructurado. A veces, el médico puede recetar medicamentos para la ansiedad en ancianos, para casos en que todo lo demás no da los resultados esperados.

También debe recordar que la mayoría de las cosas deben ser hechas por ellos, y usted solo debe ser una mano amiga. Con algunos ajustes en el estilo de vida combinados con varias actividades relajantes y ayuda profesional, se puede lograr reducir la ansiedad en personas mayores notablemente.

Señora mayor con rebeca caqui sentada en el sofá de su casa.

Esperamos que este artículo le haya brindado información útil sobre como reducir la ansiedad en personas mayores. Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

 

Álvaro Morales

Álvaro Morales

Graduado en Trabajo Social y Redactor Jefe de MimoCare.
Encargado de tratar temas de ayuda y cuidados a domicilio a mayores.

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
LlámanosLlámanos
Ir arriba