fbpx

¿Qué causa las caídas en las personas mayores?

¿Qué causa las caídas en las personas mayores? En algunos casos, viene con la edad, pero siempre es una buena idea comprobarlo. Las causas mas frecuentes de caídas en ancianos vienen provocadas por temblores que a su vez están relacionadas con la función normal del cuerpo y sus síntomas por ciertos medicamentos y problemas médicos.

Cualquiera puede tener una caída, pero las caídas son un problema de salud importante para las personas mayores de  65 años. Las caídas son la causa principal de adultos mayores hospitalizados. A medida que nuestra población se envejece y crece la cantidad de adultos mayores, aumenta la probabilidad de más hospitalizaciones relacionadas con caídas.

Incluso cuando las caídas no causan una lesión, a menudo provocan una pérdida de confianza en una persona mayor y provocan un miedo constante a caerse. Con el tiempo, esto puede llevar a que la persona limite sus movimientos y reduzca su actividad, lo que aumente aún más el riesgo de caídas en la tercera edad.

Sin embargo, es posible la prevención de caídas en personas mayores y se puede reducir el riesgo de lesión. Con motivación, hábitos saludables y conciencia de cómo reducir el riesgo, todos podemos contribuir a evitar que las personas mayores sufran una caída.

Causas de caídas en las personas mayores

Las causas de caídas en personas mayores pueden ser:

Factores intrínsecos

Nuestros cuerpos cambian eventualmente y durante muchos años como parte del proceso normal de envejecimiento. A medida que envejece, puede notar:

  • Problemas de equilibrio, como sentirse inestable al caminar.
  • Músculos más débiles que, por ejemplo, dificultan levantar los pies al caminar
  • Visión más deficiente, lo que significa que no ve con tanta claridad o tiene dificultad con los cambios repentinos de luz o el deslumbramiento
  • Tiempos de reacción mas lentos.
  • Problemas de salud, como incontinenciademencia.

Estos cambios pueden deberse al envejecimiento normal o pueden ser causados ​​por una enfermedad o condición. Pueden afectar la inestabilidad en personas mayores y, a veces, pueden hacer que nos caigamos.

Factores extrínsecos

Casi 2 de cada 3 caídas ocurren dentro y alrededor del domicilio. Los peligros domésticos comunes:

  • Mala iluminación.
  • Calzado inseguro, como pantuflas sueltas o tacones estrechos.
  • Superficies resbaladizas, como pisos mojados o pulidos, o derrames.
  • Peligros de tropiezos con alfombras, tapetes y cables eléctricos.
  • Escalones y superficies irregulares.

Los ejercicios para prevenir caídas en personas mayores evitan tener un equilibrio pobre y músculos débiles, lo que evitan la probabilidad de caídas en las personas mayores. No comer bien y no beber suficiente agua también puede dificultar que sean lo suficientemente fuertes para moverse con seguridad.

Fractura ósea del pie y la pierna en un paciente masculino que está siendo examinado por una doctora.

¿Qué enfermedades provocan caídas?

Existen ciertas enfermedades que producen caída en las personas mayores o son posibles factores de riesgo de caídas en ancianos:

  • Antecedentes de caídas anteriores: si se ha caído más de una vez en los últimos 6 meses, es más probable que se vuelva a caer.
  • Presión arterial baja: las personas mayores con presión arterial naturalmente baja pueden sentirse aturdidas, mareadas o inestables mientras se mueven.
  • Hipotensión postural: con esta enfermedad, la presión arterial desciende cuando alguien cambia de posición, como al pasar de estar sentado a de pie. Las personas mayores con hipotensión postural, ya sea natural o debido al efecto secundario de un medicamento, tienen un mayor riesgo de sufrir una caída.
  • Incontinencia: es posible que deba apresurarse al baño con frecuencia, lo que aumenta el riesgo de caídas en gente mayor, especialmente la noche.
  • Accidente cerebrovascular, enfermedad de Parkinson y artritis: estas enfermedades cambian la forma en que se mueve y hacen que sea más difícil reaccionar rápidamente y detenerse si tropieza.
  • Diabetes: los cambios en los niveles de azúcar en la sangre pueden hacer que se sienta mareado. La diabetes también puede afectar su vista y reducir la sensación en sus pies y piernas.
  • Depresión: las personas mayores con depresión pueden tomar un medicamento que puede aumentar el riesgo de sufrir caídas repentinas.
  • Enfermedad de Alzheimer y otras demencias: las caídas en ancianos con demencia pueden volverse más frecuentes ya que son menos conscientes de su entorno y menos capaces de reaccionar rápidamente.

Si bien la osteoporosis, caracterizada por huesos delgados y débiles, no es un factor de riesgo de caídas en las personas mayores, si alguien se cae, existe una mayor probabilidad de que se rompa o se fractura un hueso.

Cómo prevenir las caídas en las personas mayores

Aunque no hay un manual para la prevención de caídas en personas mayores, existen muchas formas de prevención de caídas en ancianos, entre ellas:

Cambios en el estilo de vida

  • Manténgase físicamente activo. Sea cual sea su edad, trate de hacer al menos 30 minutos de actividad, 5 veces a la semana que le ayudará a fortalecerte y mejorar su equilibrio. Las actividades adecuadas incluyen tai chi, baile y programas de ejercicios en grupo.
  • Alimentación saludablemente. Disfrute de una amplia variedad de comidas y bebidas, especialmente cuando hace calor. Los complementos alimenticios pueden ayudar si es muy delgado.
  • Levántese lentamente después de haber estado acostado o sentado para evitar mareos y caídas en ancianos relacionados con la postura.

Cambios en el hogar

También puede evitar caídas en las personas mayores tomando en 3 medidas para evitar caídas en ancianos potenciales que se encuentran en el hogar: iluminación, resbalones y tropiezos.

Iluminación

Una buena iluminación alrededor de la casa es importante. Encienda las luces cuando camine. Deje las luces del pasillo encendidas por la noche. Puede reducir el resplandor dentro de su casa usando visillos o persianas en sus ventanas. Estos cambios facilitan que sus ojos vean hacia dónde se dirige y reducen las posibilidades de una caída.

Resbalones

Cambiar la ropa que usa en el hogar y reparar las superficies peligrosas puede reducir el riesgo caídas en las personas mayores. Use tapetes antideslizantes en las zonas húmedas, como la ducha y el baño. Para habitaciones más grandes, puede valer la pena hacer todo el suelo con material antideslizante. Instale pasamanos o un asiento en la ducha o el baño. Coloque cinta antideslizante en los bordes de los escalones y escaleras para que sea más fácil de ver. Retire el musgo o las hojas caídas de los caminos exteriores. El uso de zapatos que calcen correctamente y que se ajustan firmemente al pie también puede ayudar a prevenir los resbalones.

Tropiezos

Incluso las cosas pequeñas pueden ser un peligro de tropiezo. Mantenga los pasillos despejados y pegado con cinta los cables eléctricos a lo largo de los zócalos. Marque cualquier pequeño cambio en el nivel del suelo con un color que contraste para que se vea claramente.

Consecuencias de las caídas en mayores

Las caídas en las personas mayores pueden causar lesiones en la cadera y el muslo tanto en hombres como en mujeres. Son el motivo más frecuente de ingreso hospitalario por fractura de cadera. Otras lesiones que resultan de caídas en el adulto mayor incluyen lesiones en la cabeza, fracturas de muñeca y otras lesiones.

Las fracturas de cadera también imponen una pesada carga a largo plazo, ya que las personas mayores se vuelven menos independientes, más dependientes de los miembros de la familia y los cuidadores. El cuidador o cuidadora de personas mayores es una pieza clave para evitar las caídas en la tercera edad. En MimoCare lo sabemos y contamos con los mejores cuidadores a domicilio para que los ancianos nunca estén sin supervisión.

En el síndrome post caída en ancianos, es normal que tengan miedo de volver a caerse y pierden la confianza para caminar. Puede comenzar a hacer menos actividad física. Sin embargo, con el tiempo, este movimiento reducido en realidad hace que sea más probable que tenga otra caída debido a un equilibrio más pobre, músculos más débiles y articulaciones más rígidas. Por ello, ejercicios para prevenir caídas en ancianos se vuelven importante después de haber sufrido una caída.

Cómo se tratan las caídas en las personas mayores

Para prevenir caídas en las personas mayores, el médico puede sugerir las siguientes opciones.

Suplementos de vitamina D y calcio

El médico puede sugerir tomar suplementos de vitamina D y calcio. Esto ayudará a mejorar la salud de los huesos y reducirá la probabilidad de sufrir algún tipos de caídas en el adulto mayor y provocar una fractura.

Revisión de medicamentos

Algunos medicamentos provocan efectos secundarios como somnolencia, confusión, inestabilidad o mareos. Dado que estos efectos secundarios pueden aumentar el riesgo de caídas en las personas mayores, el médico puede realizar una revisión de la medicación para ver si se necesitan cambios.

Evaluación de podología

El envejecimiento provoca cambios en los pies que pueden cambiar la forma en que caminamos y nuestro equilibrio. Si tiene los pies doloridos o hinchados al caminar, o tiene otros síntomas como hormigueo u hormigueo, consulte a un podólogo para que le aconseje sobre las formas de mejorar su circulación, disminuir la hinchazón y reducir el dolor en las piernas y los pies.

Evaluaciones de la vista y cirugía de cataratas

La detección temprana de cualquier problema ocular puede evitar que empore. Si existen problemas para ver debido a las cataratas, la cirugía para extirparlas ayudará a reducir la probabilidad de caídas en las personas mayores y fracturas.

Protectores de cadera

Las personas mayores son particularmente vulnerables a las fracturas de cadera, la lesión y consecuencia más común de caídas en ancianos. Considerar si los protectores de cadera pueden ser adecuados.. Estos se colocan dentro de ropa interior especial y se colocan sobre las caderas para protegerlas en caso de una caída. Reducen la probabilidad de una fractura de cadera, particularmente para aquellos que tienen osteoporosis o para posibles causas de caídas frecuentes.

Pierna de un hombre enyesada y una férula azul después de vendarla en un hospital.

Esperamos que este artículo le haya brindado información útil sobre las caídas en las personas  mayores. Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

Álvaro Morales

Álvaro Morales

Graduado en Trabajo Social y Redactor Jefe de MimoCare.
Encargado de tratar temas de ayuda y cuidados a domicilio a mayores.

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
LlámanosLlámanos
Ir arriba