fbpx

Sexualidad en la tercera edad. El gran tabú de nuestra sociedad

La sexualidad en la tercera edad puede crear oportunidades para que los adultos mayores redefinan lo que significan para ellos la sexualidad. Algunos adultos mayores se esfuerzan por tener una relación tanto sexual como íntima, algunos están contentos con uno sin el otro y otros pueden optar por evitar este tipo de conexiones.

La sexualidad en la tercera edad es la forma en que experimentamos y nos expresamos sexualmente. Implica sentimientos, deseos, acciones e identidad, y puede incluir muchos tipos diferentes de contacto físico o estimulación. La intimidad es un sentimiento de cercanía y conexión en una relación que puede ocurrir con o sin un componente físico.

El sexo en la tercera edad

La sexualidad en la tercera edad puede ser una parte maravillosa de su vida. Para muchos adultos mayores, hacer el amor es una aventura placentera que ofrece una amplia variedad de beneficios que mejoran la vida, como una mejor autoestima, un mejor sueño y un mayor bienestar general. Incluso hasta bien entrada la vejez, la intimidad física puede mejorar la salud y la felicidad de una persona.

Esa puede ser la razón por la que la mayoría de los adultos mayores entre 65 y 80 años lo ven como una necesidad.

Los estudios han demostrado que la sexualidad en la tercera edad puede ser buena para el corazón, la presión arterial y los niveles de estrés. Incluso podría ayudar a estimular su sistema inmunológico.

Su presión arterial se reduce con el contacto físico, como tomarse de la mano y abrazos largos y, obviamente, el sexo en la tercera edad. La sexualidad en las personas mayores mejora el manejo de situaciones estresantes como hablar en público.

El sexo en la vejez una o dos veces por semana tiene niveles más altos de inmunoglobina, que es una sustancia que nos ayuda a combatir enfermedades. Incluso tomar viagra a los 80 años o más, sería viable. ¡Muchas razones para mantener una plena sexualidad en la tercera edad!

Beneficios de la sexualidad en la tercera edad

Las relaciones románticas positivas y apasionadas no solo son satisfactorias a cualquier edad; se han asociado con beneficios reales para la salud. Estos incluyen niveles más bajos de estrés, una mejor curación después de la cirugía, comportamientos más saludables e incluso una vida más larga. Incluso se ha descubierto que la intimidad previene la depresión. El afecto físico se ha relacionado con una presión arterial más baja en reposo y niveles más altos de oxitocina, una hormona que le hace sentir bien. Por el contrario, las personas que no tiene una plena sexualidad en la tercera edad tienen más probabilidades de sentirse solos y tener un sentido deficiente de autoestima.

Muchas personas se preguntan como se vive la sexualidad en la tercera edad. Puede ser una experiencia emocional poderosa y una gran herramienta para proteger o mejorar la salud, y ciertamente no es solo para los jóvenes. La necesidad de intimidad no tiene edad. Naturalmente, el sexo después de los 70 años no puede ser como a los 20 o 30, pero en cierto modo, puede ser mejor.

La sexualidad en la tercera edad permite sentirse más sabio de lo que era en sus primeros años y sepa qué funciona mejor para usted en lo que respeta a su vida sexual. Las personas mayores suelen tener mucha más confianza en sí mismas y conciencia de sí mismas, y se sienten liberadas de los ideales poco realistas de la juventud y los prejuicios de los demás.

Y cuando los niños crecen y el trabajo es menos exigente, las parejas pueden relajarse y disfrutar de la sexualidad en la tercera edad sin las viejas distracciones. Sin embargo, por varias razones, muchos adultos se preocupan por el sexo en sus últimos años y terminan alejándose de los encuentros sexuales. Algunos adultos mayores se sienten avergonzados, ya sea por el envejecimiento de su cuerpo o por su “desempeño”, mientras que otros se ven afectados por la enfermedad o la pérdida de una pareja. Sin información precisa y una mente abierta, una situación temporal puede convertirse en permanente. Puede evitar que esto suceda siendo proactivo. 

Beneficios de la sexualidad en la tercera edad

Sexualidad femenina a los 65 años

Muchas mujeres mayores definen el sexo como coito vaginal, lo que puede amplificar la disminución de la actividad sexual si una pareja masculina es menos saludable o está menos disponible. Cuanto más saludable sea la mujer, más probable es que se involucre en la actividad sexual y, aunque el deseo sexual puede decaer, el deseo de intimidad no lo hace.

¿Hasta que edad sienten deseos las mujeres?

No hay duda de que la función sexual femenina cambia con el envejecimiento, con una disminución en la actividad sexual del 40 % en mujeres de 65 a 74 años a menos del 20 % en aquellas de 75 a 85 años. 

Después de la menopausia, la falta de producción de estrógeno en las mujeres provoca cambios en los órganos sexuales, lo que puede generar desafíos:

  • Adelgazamiento y contracción de la pared vaginal y de la vulva (atrofia vulvovaginal).
  • Menos lubricación de la vagina y los tejidos asociados.
  • Mayor sensibilidad
  • Se necesita más tiempo de excitación.

Como resultado, para las mujeres:

  • El coito puede ser doloroso.
  • El tacto puede ser irritante o doloroso.
  • A menudo lleva más tiempo estar listo para el sexo.
  • El orgasmo puede retrasarse.

Para las mujeres que experimentan una disminución de la libido o molestias durante las relaciones sexuales, es importante consultar con su ginecólogo para que las examinen en busca de condiciones de salud comunes que puedan estar causando o agravando estos problemas. Pero aún así, en los que una mujer de 80 años puede tener relaciones sexuales, incluso con más edad.

Y casi siempre es una buena idea incorpora una de las estrategias de intimidad fundamentales, ya que son excelentes para ayudar con estos cambios comunes que falla con la sexualidad en la tercera edad:

  • Más toque.
  • Más tiempo.
  • Más hablar.

Para algunas mujeres, los medicamentos pueden ayudar, como la terapia hormonal tópica o la terapia hormonal sistémica.

Por último, pero no menos importante, es necesario que las mujeres y sus parejas sean conscientes del papel que juegan los estados mentales y los estados de relación cuando se trata de la sexualidad de una mujer. El sexo, después de todo, involucra la mente junto con el cuerpo.

Despejando mitos de la  sexualidad en la tercera edad

Es cierto que a medida que algunas personas envejecen, su deseo sexual puede disminuir, pero no muere. Es posible que se vean frenados por condiciones médicas. Analicemos estas condiciones y desmintamos algunos mitos clave sobre la sexualidad en la tercera edad.

Los impulsos sexuales se extinguen con la edad

Junto con el amor y el interés, la química une a las personas, independientemente de los años. Esa química se produce a través de un cóctel de dopamina, oxitocina y vasopresina, todos los cuales se producen en la región del hipotálamo del cerebro y se liberan durante la atracción. Y la atracción no tiene edad: el 65% de los adultos entre 65 y 80 años dicen que todavía están interesados ​​en el sexo. De hecho, amor y sexualidad en la tercera edad van de la mano.

Los hombres no pueden tener sexo después de los 50 años

Si bien al menos la mitad de los hombres mayores de 50 años experimentan algún grado de disfunción eréctil, un hombre sano puede seguir estando excitado a una edad avanzada. El problema es que su erección puede no ser tan fuerte o duradera como cuando tenía entre 20 y 30 años, debido a una disminución natural en los niveles de testosterona. Sin embargo, la disfunción eréctil en personas mayores se puede tratar con terapia de ondas de ultrasonido, medicamentos recetados, terapia de inyecciones, dispositivos e incluso una prótesis.

A las mujeres les desagrada el sexo a medida que envejecen

Cuando las mujeres entran en la menopausia, pueden experimentar atrofia vaginal y sequedad como resultado de una disminución en los niveles de estrógeno. Esto puede causar dolor durante las relaciones sexuales, pero se puede tratar con una variedad de lubricantes, cremas de estrógeno y medicamentos que liberan hormonas. Además, la actividad sexual regular en personas mayores aumenta el flujo de sangre a la vagina y mantiene los tejidos sanos.

La práctica sexual es nociva para las personas mayores

La sexualidad en la tercera edad tiene cualidades para mejorar la salud. Además de elevar el ritmo cardíaco, un clímax sexual libera la hormona oxitocina, que alivia el estrés y apoya el pensamiento positivo. Si hay limitaciones físicas, como dolor en las articulaciones o los músculos, las parejas pueden explorar nuevas posiciones y usar almohadas como apoyo. Tal vez por eso el 45% de las personas de 65 a 80 años con buena salud dicen que son sexualmente activas y  gozar de una buena sexualidad en la tercera edad.

¿Cómo mejorar las relaciones sexuales en la tercera edad?

Es normal y natural experimentar cambios físicos a medida que envejece. Y las personas mayores, en general, tienden a tener más problemas de salud que las personas más jóvenes. Aun así, es posible manejar de manera efectiva algunos de los problemas físicos que podrían estar obstaculizando su sexualidad en la tercera edad.

A medida que los hombres envejecen:

  • Producen naturalmente menos testosterona. Por lo tanto, tienden a tener un deseo sexual más bajo y requieren más estimulación para lograr y mantener una erección, así como para alcanzar el clímax.
  • Sus orgasmos suelen ser más cortos y menos potentes . Y después de eyacular, tienden a necesitar más tiempo antes de volver a lograr una erección.
  • La disfunción eréctil total o parcial también puede convertirse en un problema. Pero a menudo se puede tratar de manera efectiva y tener una plena sexualidad en la tercera edad.

A medida que las mujeres envejecen:

  • Su salud sexual puede verse afectada por niveles hormonales más bajos .
  • La sequedad vaginal puede convertirse en un problema para tener una buena sexualidad en la tercera edad.
  • Sus vaginas pueden volverse más delgadas y menos elásticas . Como resultado, la penetración vaginal puede ser dolorosa sin suficiente lubricación personal.

Además, a algunas mujeres les resulta más difícil excitarse después de la menopausia o de procedimientos quirúrgicos como las histerectomías. Sus orgasmos pueden volverse menos intensos. O pueden perder el interés en el sexo por completo, al menos temporalmente. Además, muchas mujeres mayores de 60 años experimentan otros tipos de problemas físicos, como incontinencia urinaria leve, que les causan ansiedad adicional durante los momentos de intimidad.

mitos de la  sexualidad en la tercera edad

Mejores posturas sexuales para personas mayores

Cuando desea tener relaciones sexuales pero le resulta difícil para su cuerpo, es hora de cambiar un poco las cosas. El uso de nuevas posiciones a menudo se vuelve especialmente importante para las personas mayores de 70 años que quieren tener relaciones sexuales. Esto se debe a que los problemas de espalda y rodillas son particularmente comunes entre las personas mayores y los ancianos. Pero independientemente de su edad, una nueva postura puede hacer que la sexualidad en la tercera edad sea más fácil y cómoda.

Algunas de las mejores posiciones sexuales para personas mayores son aquellas en las que su peso se distribuye uniformemente sobre sus articulaciones o se alivia la tensión en su espalda. Pero cada pareja es diferente, por lo que es posible que usted y su pareja deban probar varias posiciones antes de encontrar una o dos que funcionen bien para ambos. Estas son tres de las posiciones más comúnmente recomendadas para poder tener una mejor sexualidad en la tercera edad.

El misionero

Con la mujer de espaldas, el hombre se coloca encima, descansando su peso uniformemente entre cada uno de sus antebrazos a cada lado de ella. También dobla las rodillas y las apoya a ambos lados. Esto permite que su peso esté fuera de su compañero y hace que sea más fácil mantener un empuje cómodo. La mujer puede poner los pies en la parte inferior de sus piernas para mayor tracción y comodidad. Con pequeños ajustes, la posición también se puede invertir para tener a la mujer encima.

La cuchara

 La mujer se acuesta sobre un lado de su cuerpo mientras el hombre se acurruca detrás de ella en el mismo lado de su cuerpo. Esto le permite al hombre penetrar su vagina en un ángulo cómodo sin ninguna presión sobre sus brazos o rodillas. La mujer también puede levantar su pierna superior sobre la de él para facilitar la entrada. Desde esta posición, cada compañero tiene la capacidad de controlar el ritmo. Para mayor comodidad, la mujer puede colocar almohadas entre las piernas, o el hombre puede usar almohadas o cojines de cuña detrás de la espalda para ayudar a soportar el peso de sus cuerpos.

Silla

 Para esta posición, una pareja necesita una silla sin reposabrazos que sea lo suficientemente delgada y baja para que ambas personas puedan tocar el suelo cómodamente con los pies. El hombre se sienta en la silla y la mujer se sienta en su regazo de cara a él. La mujer puede darse apoyo adicional poniendo sus manos sobre los hombros del hombre o sobre el respaldo de la silla. Esto permite una fácil penetración y la mujer puede controlar cómodamente el ritmo manteniendo una plena sexualidad en la tercera edad.

Cómo mejorar las relaciones sexuales en la tercera edad

Esperamos que este artículo le haya brindado información útil sobre la sexualidad en la tercera edad. Si tiene preguntas o comentarios sobre el contenido, no dude en escribirnos, estamos en todas las redes sociales. Y como siempre, si le gustó el artículo, ¡le instamos a que lo comparta con otros!

Álvaro Morales

Álvaro Morales

Graduado en Trabajo Social y Redactor Jefe de MimoCare.
Encargado de tratar temas de ayuda y cuidados a domicilio a mayores.

¿Te ha resultado interesante esta publicación? ¡Compártela! 

Solicita información o
llámanos al 951 682 681

¿Necesitas más información sobre nuestros servicios?

Estaremos encantados de proporcionarte la información que necesites y resolver todas tus dudas. Déjanos tus datos y un mensaje con tu consulta en el siguiente formulario. Nos pondremos en contacto contigo muy pronto para asesorarte de manera totalmente gratuita y sin ningún compromiso.

Si quieres trabajar como cuidador/a o empleado/a del hogar, Pincha Aquí
Si necesitas un cuidador/a o empleado/a del hogar, rellena el formulario
Llámanos
Ir arriba